Escucha esta nota aquí

Blooming fue un fracaso. Lo reconoció el propio presidente del club celeste, Juan Jordán, en conferencia de prensa en la que también anunció el cese en sus funciones del entrenador argentino Gabriel Schurrer.

“Si no se logró ninguno de los objetivos, que era clasificar a la Copa Libertadores o Copa Sudamericana, por supuesto que es un fracaso. No se dio. Hemos tenido en contra cosas intangibles y por eso es un fracaso”, señaló el dirigente.

Schurrer apenas duró dos meses y unos días en el cargo, pese a que la directiva de la academia había señalado que se lo eligió porque era parte de la línea formativa del Club Lanús, de Argentina, la cual, teóricamente, Blooming trata de emular.

El argentino, que sucedió en el puesto al chileno Miguel Ponce a fines de octubre, arribó ilusionado con llegar lejos con Blooming. Sin embargo no le salieron bien las cosas de entrada, el equipo no jugaba como se esperaba e incluso perdió el clásico con Oriente Petrolero. Después la academia mejoró, pero sufrió el embate del coronavirus y fue diezmado en un momento decisivo del campeonato.

Cuando asumió el mando, Blooming tenía chances de jugar la Copa Libertadores e incluso de disputar el título. Al final, no clasificó ni a la Copa Sudamericana.

Logro institucional

Jordán reconoció el fracaso deportivo, responsabilidad que recae, especialmente, en el entrenador y los jugadores.

Sin embargo ensalzó la gestión institucional, indicando que hubo un crecimiento en este aspecto.

Curiosamente, no reparó en la situación de bancarrota en la que se encuentra Blooming, que lo obligó a recurrir en las últimas horas a pignoraciones de dinero que le ingresará en los próximos meses por derechos de televisión.

La directiva celeste adeuda varios meses de sueldo al plantel, razón por la cual soportó un paro de los jugadores en la recta final del torneo Apertura.

Jordán informó que hasta la fecha renovaron contrato con Joselito Vaca, Rafael Barros y Fernando Arismendi, y que solo un grupo minoritario del plantel termina su contrato.

En relación a Rafinha, jugador clave en el equipo celeste, reconoció que no es segura su continuidad porque deben abonar un monto importante para que se quede. Otro jugador que podría emigrar es José Vargas, quien terminó su relación contractual con el club.

El argentino Gustavo Fernández y el brasileño Juninho no continuarán. En contrapartida, anunció el regreso de Marcos Daniel Vaca, a préstamo en Fatic, club de la B Nacional, para custodiar el arco, aunque no descartó a Guillermo Vizcarra, libre de Bolívar.

Nuevo entrenador

El presidente de Blooming también se refirió al sustituto de argentino Schurrer, indicando que tienen a varios candidatos “en carpeta”.

Los nombres que se mencionan como candidatos al cargo vacante son los nacionales Víctor Hugo Antelo y Álvaro Peña, que dirigieron a Blooming con relativo éxito en épocas pasadas.

Comentarios