Escucha esta nota aquí

Hay en el fútbol español una estrella en ciernes, el jovencísimo Luka Romero (Durango, 18-11-2004). Tan jovencísimo que, al no poder ser profesional por no haber cumplido los 16 años, el Mallorca ha necesitado un auto de LaLiga para incluir al mediapunta en su primera convocatoria, que según ha podido saber AS será ante el Villarreal, este martes, a las 13:30, hora de Bolivia.

Nacido en México pero internacional con las inferiores de Argentina (subcampeón en el Sudamericano Sub-15 de 2019, iba a ser citado por la Sub-17 para un torneo en Francia en abril, suspendido por el COVID-19), si debuta de aquí al final de la Liga será el más joven de la historia en conseguirlo.

Luka Romero, al que medios argentinos no han tardado en bautizar como El Messi mexicano, tiene triple nacionalidad: mexicana, argentina y española. La primera, por su nacimiento en México por la carrera futbolística de su padre, un centrocampista polivalente que pasó, entre otros, por Quilmes; la segunda, porque sus padres son argentinos; y la tercera, por uno de sus abuelos y porque aterrizó en España siendo un crío, en 2007, cuando su padre firmó por el Villanueva de Córdoba; más tarde lo haría por el Formentera… y así llegó Luka a las Islas Baleares.

Juega a la Play 

Luka empezó a dar patadas algo más en serio en el PE Sant Jordi, de donde le fichó en 2015 el Mallorca, en el que lleva desde los 10 años. En categorías superiores a las que le correspondían, su progresión ha sido muy comentada en este tiempo, especialmente desde el 1 de junio, cuando se entrenó por primera vez con el primer equipo. No es de extrañar, pues, que el club le haya cuidado a todos los niveles, incluso pagando el alquiler de la vivienda familiar y asignándole un sueldo mensual de alrededor de 1.000 euros.

Con diez partidos por delante, el Mallorca antepenúltimo y siendo Moreno un técnico conservador, el escenario no es especialmente idóneo para que Romero se estrene. Sin embargo, en el club cuentan que ha dado la talla con los mayores y hay confianza total en que se produzca el gran momento. En una entrevista la semana pasa, Dani Pendín, segundo entrenador, le definía así: "Es zurdo, rapidito, pícaro, bicho, competitivo... Tiene ese prototipo de 10 argentino".

Luka tiene contrato de formación con el Mallorca, pero a los 16 años, con el profesional, se empezará a pensar más detalladamente su futuro. Su idea a corto plazo es hacerse un hueco en Palma, aunque es evidente que crecerán las ofertas y no se puede descartar nada. Su vida es de lo más tranquila, con sus padres y su hermano mellizo, Tobías, que juega de portero en el Penya Arrabal. En 4º de la ESO, entre sus aficiones se encuentra la Play Station y el visionado de series como La casa de papel o partidos históricos de fútbol a través de Youtube. (Diario As de España)