Escucha esta nota aquí

El antiguo presidente de la Federación Inglesa de Fútbol (FA) Greg Clarke abandonó sus funciones en la FIFA, anunció este jueves la instancia que dirige el fútbol mundial. Clarke ocupaba un puesto de vicepresidente de la FIFA como representante de la UEFA.

Su salida se produce dos días después de su dimisión de la FA por declaraciones con connotaciones racistas y homófobas para referirse a los jugadores que militan en Inglaterra.

Clarke utilizó la expresión "jugadores de color" -racista en inglés- para hablar de los futbolistas negros en el campeonato durante una audiencia ante el Comité de lo Digital, la Cultura, los Medios y el Deporte (DCMS) de la Cámara de los Comunes para dar su visión del futuro del fútbol inglés.

Asimismo vicepresidente de la FIFA, Clarke también fue criticado por haber puesto en duda la falta de profesionalismo de los futbolistas de origen asiático, que según el dirigente tienen "intereses de carrera diferentes".

Cuando fue preguntado por la falta de jugadores abiertamente homosexuales en Inglaterra, Clarke se limitó a decir que ser gay es un "modo de vida".

Sus declaraciones provocaron un escándalo en Inglaterra. Clarke presentó sus disculpas pero dimitió el martes. 

"Después de una llamada esta mañana entre el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, y Greg Clarke, la decisión de este último de retirarse de sus funciones de representación de la UEFA y en el consejo de la FIFA fue aceptada con efecto inmediato", señaló la UEFA este jueves.

La FA eligió a Peter McCormick como presidente interino hasta 2021.