Escucha esta nota aquí

El argentino Gustavo Alfaro, entrenador de la selección ecuatoriana, dice que lo peor que le puede pasar al equipo que ahora dirige es considerarse favorito ante Bolivia, más allá de que no ha perdido ante el rival del Altiplano, en los últimos 11 partidos por eliminatorias.

 “Hemos tenido buenos rendimientos, pero no podemos creer que ya tenemos todo solucionado. Construir un equipo sólido demanda mucho tiempo. Destruirlo requiere poco tiempo”, dijo en una conferencia virtual, el pasado lunes.

El estratega quiere que sus jugadores confíen en sus capacidades, pero que no sientan que están por encima de Bolivia, rival del que maneja detallada información como que su formación titular será integrada al menos por un 80% de jugadores experimentados y con buen ritmo de Bolívar y Wilstermann.

Recordó uno de los episodios más duros de la historia reciente del fútbol ecuatoriano: el inicio de la clasificación al Mundial de Rusia 2018, con  Gustavo Quinteros como entrenador “Ecuador ganó cuatro partidos. Yo lo veía desde afuera y decía: prácticamente ya están en el Mundial, pero no fue así. No hay que confiarse”.

Alfaro dio ciertos datos de cómo planteará el partido del jueves, en La Paz, ante la selección boliviana, destacando el trabajo que hizo en la jornada del lunes.

 “Lo que buscamos es tener un plantel corto, con equidistancia entre líneas. Ante Bolivia intentaremos mantener la intensidad que mostramos en los primeros partidos”, añadió.

Alfaro contará este martes con toda su plantilla. La delegación viajará a La Paz este miércoles, luego del almuerzo.