El nuevo técnico de la selección boliviana arribó el domingo a Bolivia; lamentó que aún no se entrene, pero se mostró dispuesto a superar escollos

14 de noviembre de 2022, 10:25 AM
14 de noviembre de 2022, 10:25 AM

Gustavo Costas llegó el domingo a Bolivia para hacerse cargo de la selección nacional y experimentó de entrada los primeros síntomas de un fútbol nacional que arrastra los problemas de casi siempre. Dificultades para prepararse de manera adecuada para afrontar los compromisos internacionales, sean estos oficiales o amistosos.

Es la segunda vez que Costas arriba con motivo de su relación con el seleccionado boliviano. Lo hizo hace un par de meses para estampar su firma en el contrato que lo liga a la Federación Boliviana de Fútbol por cuatro años, y ahora, para iniciar su labor con vistas al Mundial 2026, que será en Estadio Unidos, México y Canadá.

Llegó y confirmó que el campeonato boliviano no se juega hace un mes y que los jugadores fueron licenciados por sus clubes la semana pasada, y que pese a ello, la selección boliviana no empezó sus entrenamientos mientras él ultimaba su despedida del club Palestino de Chile.

“Una lástima que hace veinte días no estemos entrenando. Empezar ahí (en Perú, donde dirigió) es un lindo desafío”, manifestó a los medios el entrenador argentino a su arribo al país.

De los 29 convocados para el partido amistoso del 19 de noviembre ante Perú, sólo cuatro futbolistas pertenecían a clubes cruceños, Henry Vaca y Carlos Roca a Oriente Petrolero, Jesús Sagredo a Blooming y Jhon García a Royal Pari, y tendrían alguna dificultad para trasladarse a otra ciudad para entrenar a causa del paro indefinido en Santa Cruz. Aunque Roca viajó a La Paz a firmar su contrato con The Strongest.

Quizá por ello la sorpresa (y ¿desilusión?) de Costas de que pese a que una mayoría estaba en condiciones de entrenar, no se lo haya hecho hasta la fecha. Sin embargo, le puso buena cara al mal tiempo.

“Dificultades vamos a tener siempre, hay que saber saltarlas...”, señaló el flamante director técnico de la Verde. Luego, prefirió ver el lado positivo de la situación. “Lo importante es que lo vamos a jugar y que yo voy a estar con los jugadores, y (voy a) conocerlos”, agregó el ex entrenador de Racing Club, Cerro Porteño, Guaraní, Olimpia, Barcelona de Ecuador, Alianza Lima e Independiente Santa Fe, Atlas, Al- Nassr y Al-Faytha.

Después, Costas tendrá que lidiar con la falta de campos de entrenamiento porque la FBF no cuenta con escenarios propios. La Casa de la Verde sigue siendo una quimera envuelta en polémicas por el precio de los terrenos adquiridos en la zona de Achumani, en La Paz, y el famoso Centro de Alto Rendimiento (CAR) construido en la zona de Bella Vista, en Cochabamba, pasó al olvido tras despilfarrar más de medio millón de dólares que dio la FIFA a través del Proyecto Goal.

Pese a todo, manifestó estar ilusionado con el proyecto de llevar al Mundial 2026. “Yo también estoy ilusionado como lo están ustedes y como lo está el pueblo boliviano, ojalá que se empiece bien y se termine mucho mejor”, acotó.

Gustavo Costas tiene en el partido con Perú la puesta en marcha de esta nueva etapa. El encuentro no se disputará en Santa Cruz y se cumplirá en Arequipa el sábado.