Escucha esta nota aquí

Hebert Aguilera, quien fue árbitro FIFA durante una década, dijo que este año el arbitraje ha sido malo en los campeonatos locales y eso se ha reflejado al tener un solo representante en eventos internacionales (el orureño Gery Vargas).

“Es lamentable lo que estoy diciendo pero es verdad. Tenemos muchos árbitros con insignia FIFA y que no la debería tener porque no la merecen; no están capacitados. De qué nos sirve contar con siete árbitros internacionales si solo uno es el que está saliendo al exterior. Se debería pelear para que de ese grupo por lo menos tres o cuatro dirijan en el exterior. No se está haciendo un trabajo adecuado con los árbitros. Me llama la atención que los clubes, que son los más afectados por los errores arbitrales, están tranquilos y no dicen nada”, dijo el ex colegiado cruceño.

Aguilera, que hoy es instructor y asesor de árbitros, considera que la gente que dirige el arbitraje nacional y los mismos árbitros deberían estar muy preocupados por la realidad que les toca vivir en el fútbol boliviano.

Observó las sanciones que reciben los colegiados que cometen errores en los partidos, pues a su parecer no hacen diferencia entre aquellos que comenten yerros voluntarios de los involuntarios.

“El que sabe de arbitraje sabe cuándo el error es involuntario y cuando es voluntario.  Lamentablemente vemos que los errores en el campeonato son voluntarios y direccionados para perjudicar a un equipo y favorecer a otros. Esto se lo ve en todas las fechas. Esto no se puede tapar con nada. Por eso, las sanciones a los árbitros son una falacia. La medida debería ser más dura.  Al árbitro que se equivoca habría que botarlo para que no dirija más. Así tendrá más conciencia para evitar errores voluntarios”, expresó.

Comentarios