Escucha esta nota aquí

Henry Vaca ha visto postergado su debut en el Atlético Goianiense, de la primera división del fútbol brasileño, a raíz de que las actividades se paralizaron en el vecino país, así como ha ocurrido en casi todo el mundo, debido al coronavirus. Sin embargo, se prepara todos los días porque sabe que el día de entrar a la cancha con una nueva camiseta va a llegar en algún momento.

El hábil mediocampista boliviano se incorporó al equipo de la ciudad de Goiania a fines de marzo, y solo pudo trabajar unos días con sus nuevos compañeros ya que luego se decretó la cuarentena y se tuvo que preparar individualmente en su departamento en la ciudad de Goiana, a la espera de que todo vuelva a la normalidad.


Llevas más de un mes y medio en Brasil, ¿cómo te has sentido este tiempo en Goiania?

Estoy muy contento de estar en el fútbol brasileño. Acá me han hecho sentir muy bien desde mi llegada y creo que para mí es importante venir a un país tan futbolero para seguir creciendo como jugador. Ahora solo queda esperar que pronto podamos volver a las canchas.


Cuando llegaste a Goiania trabajaste unos días con el grupo…

Exactamente, tuve la posibilidad entrenar con el plantel casi dos semanas, hasta que comenzó el problema del coronavirus. Llegue a conocer a mis todos compañeros, quienes me trataron excelente y con algunos ya he comenzado a hacer amistad.


Al ser nuevo en el equipo, ¿tenés muchas ganas de debutar con una nueva camiseta?

Claro que hay ansiedad por jugar y tener mi debut en mi nuevo equipo, pero lo más importante es la salud y no queda otra que esperar que se solucione este problema para volver con normalidad a las canchas, que es lo que más extraño.


Estas en una liga bastante competitiva…

Eso significa que tengo un gran reto. Como todos saben esta es una de las mejores ligas que hay, muy competitiva, ya que jugamos la Serie A que es la primera división y me va a ayudar a crecer como jugador y como persona”


¿Qué objetivo te has trazado en el Goianiense?

La idea es seguir creciendo y hacer un buen año para irme a Europa, a alguna liga más grande aún que la de Brasil. Mi contrato con este club es por un año y hay que aprovecharlo al máximo esta temporada Estoy trabajando para no perder lo que gane en mi carrera como futbolista.


Vas a Brasil después de jugar en Universitario de Perú y de hacer un buen Preolímpico con la selección sub-23 en Colombia, donde fuiste una de las figuras…

Hicimos un buen torneo en el Preolímpico, aunque por un gol lastimosamente no pudimos clasificarnos para la fase final y con todo eso llegué muy bien a Brasil y fue lo que traté de mostrar en los entrenamientos que tuve en el Goianiense.


¿Ahora apuntas a la selección absoluta?

La selección nacional está en mi cabeza todo el tiempo. Recién hubo una convocatoria para comenzar las eliminatorias ante Brasil y Argentina, yo estaba incluido, pero lamentablemente no se jugaron los partidos. Sé que tengo que trabajar para volver a ser convocado y ganarme un puesto en el onceno.


¿Hablas con el seleccionador César Farías?

Hablo con él y con los miembros de su cuerpo técnico constantemente. Ahora que no podemos juntarnos me muestran videos y nos dicen lo que pretenden para el equipo nacional y nosotros después tendremos que mostrarlo en la cancha.


Tu papá (también se llama Henry) fue un destacado jugador, ¿él te da consejos?

La verdad que siempre dialogo con mi padre y suele darme buenos consejos. Él también ha sido futbolista y es importante seguir los consejos de personas que ya vivieron esta etapa.


¿Tu papá es muy crítico con vos?

Te cuento que mi padre es muy tranquilo, me habla lo necesario sobre fútbol, siempre ha estado ahí apoyándome y por eso estoy muy agradecido con él. Su apoyo y sus consejos son muy importantes para mí.


También has estado realizando una labor social durante la cuarentena…

Así es, decidimos junto a otros futbolistas y algunos amigos realizar un bien social durante este tiempo de crisis. Nos pusimos en campaña, reunimos dinero y ayudamos con alimentos a bastante gente que necesita ayuda. Creo que es bueno colaborar con esas personas y me dejo contento que mis amigos se unieran a esta causa desde el primer momento.


¿Cómo fue la logística para llevar a cabo este apoyo y quienes participaron?

La idea fue apoyar con alimentos. Comparamos más de 1.500 kilos de diferentes productos, se armaron bolsas y se repartió a cerca de 300 familias y a las ollas comunes. Participaron Gabriel Valverde, Bruno Miranda, José María Carrasco, Carmelo Algarañaz, Mateo Zoch, Luis Haquin, además de unos amigos como Nayer Vaca y José Hermes que estuvieron apoyando en las compras y en el armado de las bolsas. En total éramos como 12 personas.


¿En Brasil has visto o escuchado de movimientos similares?

Sí, los jugadores están haciendo lo mismo, acá se están llevando a cabo muchas campañas, ya que hay bastantes habitantes y hay mucha pobreza. Y no solo los futbolistas, también los cantantes y gente conocida está poniendo su granito de arena. Ahora Bolivia y el mundo entero está pasando un mal momento y es bueno aportar mientras se pueda.