Escucha esta nota aquí

Henry Vaca se mete cada vez más en el corazón de los hinchas de Oriente Petrolero. El hábil atacante refinero fue el jugador que hizo la diferencia en el clásico cruceño de este domingo.

El autogol de Walter Rioja (84’) fue gracias a una gran jugada personal que comenzó por derecha y que terminó con un remate rasante por la que el zaguero celeste y el mismo portero José Peñarrieta nada pudieron hacer.

Genial jugada por la forma en que se internó ante su marcador, al que superó en velocidad y libre de marca optó por un remate fuerte.

El tercero fue otra muestra de su facilidad para enfrentar a los arqueros, aunque  fue preciso.

Vaca se ha convertido en poco tiempo en el ‘10’ de Oriente. Asiste y hace goles. Bien por los verdolagas, que tienen a un joven valor que le da un plus especial a los partidos cuando juega.

Comentarios