Escucha esta nota aquí

Jornada histórica para el arbitraje femenino en el mundo. La francesa Stéphanie Frappart se convirtió en la primera mujer en dirigir un partido de Champions League, lo hizo en la goleada de la Juventus sobre el Dynamo de Kiev (3-0), por la quinta fecha de la fase grupos.

Frappart, de 36 años, tiene bastante experiencia en el rubro. Los que siguen su trabajo de cerca la califican como una de las mejores, fue por eso que la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS) la galardonó como la más destacada en 2019.

En 2011, obtuvo la insignia FIFA y arbitró su primer encuentro Sub-19 de la UEFA. Cuatro años más tarde, fue tomada en cuenta para la Copa del Mundo Femenina 2015 en Canadá. Pitó en la Copa del Mundo Femenina Sub-20 de 2018.

En 2014, Frappart se convirtió en la primera mujer en dirigir un partido de la segunda división de Francia, cinco años más tarde fue ascendida a la Ligue 1. Justo antes fue designada para la Copa del Mundo Femenina Francia 2019.

“Sentía vocación desde niña por el arbitraje. Hay que ser muy apasionada para quedarse en el arbitraje cuando te insultan cada fin de semana en los niveles más bajos. Yo era terca como una mula y siempre he vivido en un mundo de chicos”, dijo hace algún tiempo Frappart, consultada sobre su pasión por al arbitraje. 

Frappart este miércoles fue acompañada por sus compatriotas varones Hicham Zakrani, Mehdi Rahmouni (asistentes), Karim Abed (cuarto árbitro), Benoît Millot (VAR) y Delajod Willy (asistente VAR).

Su nombre empezó a escucharse con mayor frecuencia cuando fue designada para la final de la Supercopa de la UEFA 2019, que disputaron Liverpool y Chelsea, en Turquía.

“Espero que el ejemplo de Stéphanie sirva de inspiración a millones de niñas y mujeres de toda Europa y les demuestre que no deberían existir barreras para alcanzar sus sueños”, dijo en su momento Aleksander Ceferin, el presidente de la UEFA.

Comentarios