Escucha esta nota aquí

Armando Ibáñez dejó de ser el entrenador de Real Potosí el viernes, día en que los lilas perdieron en casa ante Royal Pari por 1-3. Fue la quinta derrota consecutiva que recibió el cuadro potosino desde que dirige a los potosinos.

Ibáñez asumió la dirección técnica el 15 de mayo, en pleno receso. En dos meses y medio al mando del plantel intentó acabar con la racha adversa, pues de 12 fechas Real Potosí ganó solo un partido, empató dos y perdió nueve.

Tras conocer que ya no contaba con el apoyo de la dirigencia y que se iba del club, el DT cruceño habló de esta corta experiencia.

“Me voy tranquilo porque intentamos hacer un buen trabajo en el equipo. Lo que está pasando con el club no es culpa de los futbolistas. Alguien tiene que caer y en este caso somos nosotros. Si la gente que maneja el club no se pone las pilas y no cambia muchas cosas, el equipo seguirá mal venga quien venga”, dijo.

Ibáñez considera que la situación de los jugadores de Real Potosí es muy complicada por todo lo que viven diariamente. “Hay cosas inexplicables, pero igual soy agradecido con la institución y la hinchada, que siempre apoyó. Es normal que se muestre molesta después de una derrota en casa, pero me voy con la conciencia tranquila porque se trabajó lo mejor que se pudo”, sostuvo.

Comentarios