Escucha esta nota aquí

Dentro de la danza de estrellas y fichajes en el fútbol europeo, uno de los protagonistas es Lautaro Martínez, quien copó en las últimas semanas los titulares de medios de comunicación deportiva cuando se especuló sobre su llegada al Barcelona o Real Madrid, de España. Pero como no hay nada escrito, es probable que el futuro del delantero sea otro.

Si bien el diario La Gazzetta dello Sport cuenta que las negociaciones para renovar su contrato con el Inter de Milán se encuentran estancadas y, aparentemente, no existe acuerdo con relación a la cifra del nuevo vínculo con el club de Milán, el futbolista está firme en su postura de mejorar su contrato y el Inter no pretende aumentar tanto. 

En ese tire y afloje se encuentran hoy las gestiones. Mientras, el Barcelona ya jugó su ficha y contrató al preferido de Ronald Koeman para reforzar el ataque, el holandés Memphis Depay que tiene todo acordado para dar el salto desde el Olympique Lyon a cambio de 25 millones de euros. Con este movimiento, las chances de que Lautaro sea compañero de Messi se desvanecen. 

La chance del Real Madrid, al mismo tiempo, pareció más una operación de prensa que algo firme. La oferta, supuestamente, incluía la cesión de Luka Jovic, delantero merengue con poco rodaje en el equipo dirigido por Zinedine Zidane. El propio Inter reconoció que la única oferta formal que recibió hasta el momento por el argentino fue la del Barça, según el Clarín de Argentina.

¿Y qué pasará con Martínez? Todos los caminos apuntan a que no se moverá del Inter y hasta podría abrochar una importante extensión de su contrato, que vence en 2023 y que tiene una cláusula de rescisión de 111 millones de euros.

Según informa La Gazzetta dello Sport, el club ya tiene preparado un nuevo vínculo hasta 2025 y con un contrato de alrededor de 5 millones de euros netos por temporada. En este sentido, advierten que los agentes del delantero pretenderían una cifra más alta, cercana a los 7 millones por año. 

Por ahora, cada uno juega su estrategia. Saben que hay tiempo para moverse ya que el mercado de pases recién cierra el 5 de octubre de este año y al parecer todavía hay tela que cortar.