Escucha esta nota aquí

“Merci”, fue la palabra que escribió el árbitro francés Yohann Rouinsard tras el pitazo final del último partido oficial que dirigió en su carrera. Lo hizo en el encuentro entre el Metz y el Brestois de la Ligue 2. Su despedida se hizo viral en las redes sociales, a pesar de que no se trata de un incidente en el marco de lo deportivo.

Solo faltaban minutos para que el choque termine, con el marcador a favor del local (1-0), y el juez de 45 años empezó a decir adiós a su profesión. Llamó a los capitanes de los equipos, les regaló una tarjeta amarilla, concluyó el encuentro y recibió un saludo especial de los futbolistas.

Rouinsard se retiró después de dejar la leyenda especial en el césped del Stade Saint-Symphorien. El emotivo momento ha causado revuelo en las diferentes plataformas digitales.