Escucha esta nota aquí

El talento y las ganas de jugar están vigentes en Jaime Moreno, pese a los años y a los accidentes de la vida. El ex atacante de la selección nacional, que disputó el Mundial de 1994, fue la figura de la gran final del torneo de residentes bolivianos que se realizó el sábado pasado en la ciudad estadounidense de Naples.

Blooming y Oriente Petrolero se enfrentaron en un duelo ya tradicional entre los compatriotas que viven en esa región de los Estados Unidos y que organizan campeonatos en el afán de confraternizar, especialmente en el aniversario de Santa Cruz.

Orlando Durán, amigo de Moreno, contó que la ex figura del DC United fue invitado a ese encuentro pese a que se recupera de un grave accidente que sufrió el pasado 13 de julio, cuando jugaba un partido de golf y que le afectó uno de sus ojos.

Con un parche en el ojo, el ex mundialista jugó para Blooming, el equipo de sus amores. “La gente lo disfrutó porque hizo la diferencia y se lo vio intacto pese a la lesión”, dijo Durán.

Y eso pasó. Según contó Durán que presenció el partido, fue un duelo sin tregua, porque entre los rivales también había varios exfutbolistas. La emoción para los celestes se dio en la recta final del encuentro cuando el marcador estaba empatado a un gol por lado y apareció Moreno, como en sus mejores épocas de jugador, para marcar el gol de la victoria y darle a Blooming el esperado título.