Escucha esta nota aquí

Bolivia y Argentina se medirán este martes en el estadio Hernando Siles de La Paz y cuando se habla de estas dos selecciones es casi imposible no referirse a la goleada de proporciones (6-1) que le propinó la Verde a la Albiceleste el 1 de abril de 2009, en las eliminatorias a Sudáfrica 2010.

En aquella oportunidad la figura descollante fue Joaquín Botero, quien ahora recuerda con mucha nostalgia ese compromiso en el que anotó tres goles y además realizó tres asistencias.

- Botero defendió en 48 partidos la casaca de la selección nacional y en ellos logró convertirse en el máximo artillero en la historia de la Verde con 20 goles en eliminatorias, Copa América y amistosos.

- Durante su carrera deportiva ganó varios títulos con los Pumas de México y con Bolívar. También aportó con dos goles en el ascenso al fútbol profesional de Sport Boys y se retiró del fútbol profesional en ese equipo, en 2014.

- Este martes juegan Bolivia y Argentina en La Paz y uno se acuerda del histórico 6-1 pese a que han pasado 11 años y medio…
Siempre trato de ver ese partido en las redes sociales o algunos amigos me mandan videos. Es algo bonito ese recuerdo de ganar 6-1, no se da todos los días ganar de esa manera, hice tres goles, además tres asistencias, creo que salió todo perfecto y aparte la gente lo sigue recordando hasta ahora, a donde voy se acuerdan de ese partido. Ya dejé el fútbol hace algunos años y la gente se sigue acordando de ese triunfo.

- Los medios de comunicación del exterior, sobre todo de Argentina, hablan mucho de esa goleada…
Sí y me llaman para preguntarme de cómo está la actual selección, me hacen recuerdo del 6-1, pero cada partido es distinto. Esta vez nuestra selección se ha preparado bien más allá de que no se juega el torneo hace más de seis meses no creo que pase factura ante Argentina y ojalá que los jugadores hagan un buen partido.

- No hay competencia en el fútbol boliviano hace más de seis meses, pero ¿compensará el hecho de que eso ha permitido que la selección trabaje más tiempo reunida primero en Santa Cruz y luego en La Paz?
Obvio, tal vez han faltado partidos de carácter amistosos, pero han estado mucho tiempo trabajando y eso permite que se conozcan a la perfección. En La Paz, hay que hacerse fuertes, aparte de los 3.600 metros sobre el nivel del mar, el jugador no puede entrar confiado porque se tiene esa altitud a favor, no se puede decir cualquier rato gano porque tengo la altura. Va a ser difícil, pero desde el principio hay que correr, meter y anotar la mayor cantidad de goles posibles. Sabemos que cada partido es distinto y que la Verde puede quedarse con la victoria.

- Mucha gente coincide en que los cinco cambios que ahora se pueden hacer en los partidos favorecerán a Argentina, porque podrá meter más gente descansada…
No, si ellos tienen miedo a la altura los que entren igual van a estar cagados. Al que favorece más bien es a Bolivia, porque se tiene cinco cambios que se los puede aprovechar muy bien, si ves un mal rendimiento de un jugador o una mala tarde, que puede pasar en cualquier futbolista se hace el cambio y es a favor del local.

- Me llama la atención lo que dices, porque se supone que el visitante es que el que más sufre con la altura y mientras más cambios tenga le será de utilidad…
No, para mí no. Ellos vienen ya con la mentalidad de que temen a la altura y eso hay que aprovecharlo más. Si se puede correr los 90 minutos y marcar muchos goles, mejor; nosotros el 2009 marcamos seis y ahora la selección ha trabajado hace bastante tiempo y creo que tiene muchas posibilidades de ganar.

- Nada es imposible en el fútbol…
Así es, nada es imposible, aunque en el fútbol siempre hay sorpresas. Esperemos que los actuales jugadores de la selección estén concentrados los 90 minutos para conseguir los tres puntos.

- ¿Qué concepto tienes de esta selección, del nivel de los jugadores?
La veo bien, hay gente joven a la que se le está dando la oportunidad y ojalá que la sepan aprovechar. Estar en la selección es lo máximo, espero que los muchachos lo sepan aprovechar, así que ellos ya saben eso y por tal motivo considero que se van a dar al cien por cien en cada partido.

- ¿Qué significado tiene para vos ser el máximo goleador histórico de la selección (20 goles)?
La verdad estoy satisfecho de lo que hice en mi época de jugador, creo que cumplí con la selección, aunque me hubiese gustado clasificar a un mundial, que no se dio por cosas del fútbol y bueno ahora esperemos que esta nueva camada pueda lograr el boleto a Catar 2022.

- ¿Jugar un mundial, es lo único que te faltó por hacer en tu carrera?
Sí, pero son cosas que pasan en el fútbol. Ahora esta gente que esta nueva y a la que uno ve por la televisión o de palco esperemos que hagan bien las cosas y clasifiquen a un mundial. Sacando todos los puntos de local, sin perder ni uno en casa, tienen la posibilidad de ir a un mundial.

- ¿Será que las primeras fechas de las eliminatorias vamos a ver selecciones muy diferentes debido a que en algunos países aún no se ha vuelto a competir?
Bolivia para recibir a Argentina en La Paz va a estar bien, pero debió haber jugado partidos amistosos internacionales, unos dos o tres. En cambios Brasil y Argentina tienen jugadores que están en competencia en diferentes ligas, sobre todo en Europa. Una clara señal es lo que le pasó Bolívar con Palmeiras. Como te digo, en el fútbol hay sorpresas y solo nos queda esperar que la Verde trabaje bien y consiga ganar.

- ¿Consideras que Bolivia tiene equipo como para clasificarse al mundial?
Sí, puede ser, pero si los dejan trabajar. Todos los equipos dicen vamos a apoyar a la selección y cuando llega la hora de apoyar no ceden a los jugadores, es muy difícil así. Esperemos que le den la prioridad a la selección para que se prepare durante las eliminatorias y que tengamos la alegría de clasificarnos por segunda vez a un mundial.

- ¿A qué selecciones ves como favoritas para estar en Catar 2022?
Brasil y Argentina, puede ser también Uruguay. De ahí Bolivia tiene que pelear con Paraguay, Colombia, Perú, Ecuador… nada va a ser fácil, todo es trabajando y ganando los partidos.

- ¿Qué se te viene a la mente cuando se habla de eliminatorias?
Da nostalgia de ver los partidos y pensar que yo jugué ese tipo de competiciones. Miro los canales internacionales en los que emiten los partidos que uno ha jugado y se me eriza la piel, sobre todo cuando veo mis goles y todo eso. Ya tengo 42 años, hace varias temporadas que ya no juego, así que solo queda apoyar al equipo de todos.

- Volvamos a hablar del 6-1. Después del quinto gol hiciste una señal como si se terminará algo, ¿qué es lo que quisiste decir?
Que el partido ya estaba liquidado, que ya era difícil que Argentina nos empate siquiera. Imagínate con un 5-1 a favor era difícil, incluso nos pidieron los argentinos que le bajemos el ritmo y le bajamos el ritmo, pero después llegó un gol más y todo era festejo entre el cuerpo técnico, jugadores, dirigentes y toda Bolivia.

- O sea que ese sexto gol llegó como decía el Chavo: sin querer queriendo…
Sí, fue sin querer queriendo, porque yo la bajo con el pecho, doy un taco porque ya no quería encarar, pero cuando me doy la vuelta la gente gritó el gol, Didí Torrico había pateado de lejos e hizo el gol, se querían morir los rivales.

- Se habló mucho en aquel entonces de ese pedido que hicieron los argentinos en la cancha, de que le bajen el ritmo…
Sí, nos decían ya está, ya tienen cinco. Yo hablé sobre ese pedido con Marcelo Martins y también lo comenté con Wálter Flores, porque nos pedían que no les hagamos más goles, pero de por medio estaba un premio que íbamos a recibir por cada gol que marcáramos en ese partido y obtuvimos 60.000 dólares, eso se repartió entre los 22 jugadores por partes iguales, nos tocó casi de a 3.000 dólares a cada uno.

- Me acuerdo de ese premio, que no era de la federación…
Sí, no era de la federación, era de parte del dueño de la empresa que tenía los derechos del cable. Él ingresó al camarín en la charla técnica y nos habló de ese incentivo, pero no pensó que íbamos a hacer seis goles, creo que él era el más nervioso al ver que seguían llegando los goles, porque el premio no era por la victoria, era por cada gol que anotemos, yo creo que desde el tercero él ya estaba sufriendo (se ríe).

- En tu caso, además del premio económico, te llevaste los mejores elogios de todas partes del mundo…
Así es, hacer tres goles y tres asistencias no pasó desapercibido para nadie que entiende de fútbol. Lo que pasa es que yo siempre quería ser el mejor en la cancha, me mataba, corría, a veces no salía alguna jugada, pero igual corría para acá, para allá y los cansaba a los rivales. Por eso les digo a los jóvenes que no tienen que rendirse, tienen que insistir, corriendo, metiendo, luchando cada pelota, no dando por perdido ningún balón.

- Argentina en ese entonces tenía a sus dos máximas estrellas del fútbol de ese país: Messi en cancha y Maradona de técnico…
En el banquillo estaba el mejor jugador de la historia del fútbol y en la cancha el mejor de la actualidad. También estaban Agüero, Di María, entre otros, los mejores de Argentina, que incluso siguen jugando en Europa y ganan muchos millones. Para nosotros fue maravilloso ganarles.

- Hace un par de semanas entrevisté al arquero argentino Juan Pablo Carrizo y dijo que ese partido es uno de sus peores recuerdos con su selección…
Sí, leí esa nota, es una pena, pero cada quien hace su trabajo por su equipo. Por si acaso, él no pidió que bajemos el ritmo, los que lo hicieron fueron los defensores.

- ¿Crees que alguna vez se puede llegar a repetir una goleada (6-1) como la del 1 de abril de 2009?
Se le puede volver a meter seis goles a Argentina, ya han pasado más de once años y se puede repetir. Depende de los jugadores, de cómo jueguen ellos y de hacerse fuerte en La Paz.

- Después de retirarte en Sport Boys, en 2014, ¿qué más has hecho en lo deportivo?
Cuando dejé el fútbol me dediqué a mi familia, después, en 2018, viaje a Cobija donde saqué mi título de técnico. El año pasado jugué en el equipo de Luis Gatty Ribeiro (excompañero en Bolívar y en la selección) en la categoría sénior, en la Mutual de Cobija. En el campeonato llegamos hasta semifinales y perdimos por penales el pase a la final por culpa de Gatty y de Miguel Mercado (se ríe) que fallaron sus lanzamientos. El equipo que nos ganó era del dirigente de la FBF, Marcos Rodríguez.

- Su perfil
Edad: 42 años (10-12-1977)
Jugó en Mariscal Braun (1997-1998), Municipal (1998-1999), Bolívar (1999-2003), Pumas, de México (2003-2006); San Lorenzo, de Argentina (2006-2007), Deportivo Táchira (2007-2008); Bolívar (2008-2009); Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, de México (2009-2010); Al-Arabi SC, de Kuwait (2010); Henan Construction, de China (2010-2011); San José (2011) y Sport Boys (2013-2014).