Escucha esta nota aquí

El partido que Blooming le ganó el jueves a Nacional Potosí estuvo marcado por un vergonzoso episodio, que protagonizaron el defensor Jordy Candia, de la academia cruceña, y el delantero uruguayo Nicolás Royón, del cuadro potosino.

Un forcejeo y un cabezazo del zaguero celeste originó la fractura de la nariz del atacante charrúa y por supuesto la expulsión de ambos de parte del árbitro del partido, Charles Terrazas.

Tras el final del encuentro, el plantel de Nacional aguardó al defensor de Blooming en el sector de los camarines para pedirle una explicación de lo sucedido en la cancha. Afortunadamente no pasó a mayores, aunque el que intentó hacerlo cara a cara fue el arquero Yimy Roca, quien fue persuadido por sus compañeros y el mismo DT de la banda roja, Jeastin Campos.

Después, Royón fue internado en una clínica de la capital cruceña, donde fue operado de emergencia y de acuerdo a la versión de Óscar Careaga, directivo de Nacional Potosí, su jugador tiene 30 días de impedimento de toda actividad deportiva.

Candia este viernes confesó al periodista Fernando Valverde, del programa radial Play Deportes, que reaccionó en el campo de juego porque el charrúa lo provocó y después lo insultó.

 “Me enojé por los insultos. Me dijo bolivano e m…, muerto de hambre. Esto me molestó porque considero que fue una falta de respeto a mi país. Tampoco con esto quiero justificar lo que hice (le fracturó la nariz con un cabezazo), pero entendí que debí hacer respetar a mi país como boliviano”, dijo el defensor 

“Claramente se ve en las imágenes de la televisión que me agrede dos veces y antes me da dos puñetes. Por esa reacción casi caigo y por eso reaccioné de esa manera. La verdad que no pensé en las consecuencias en ese momento”, confesó Candia, quien, además, adelantó que más allá de lo vergonzoso que fue protagonizar este hecho cuenta con el respaldo de la dirigencia de Blooming.

Arrepentido por la lesión que provocó a su colega de trabajo, anunció que lo llamará para pedirle disculpas y si fuera necesario para ayudarlo económicamente. “Él (Royón) tiene que entender que este país es el que le da trabajo y le da de comer a su familia. Tiene que respetar. De todas maneras, no fue correcto lo que hice. Son calenturas del partido, del momento. Esto debe quedarse en la cancha porque fuera de ella somos compañeros de trabajo”, dijo.

 Lamentó que este episodio se dé justo cuando tuvo la oportunidad de jugar y de contar con la confianza del entrenador. “Solo me queda seguir trabajando para esperar otra oportunidad en los partidos que vienen del torneo”, sostuvo.

Por su lado, Careaga, directivo de Nacional Potosí, criticó la reacción de Candia y anunció que por esta agresión su club hará una demanda ante el  Tribunal de Disciplina de la FBF para que se lo sancione.

“Es un gran perjuicio para Nacional Potosí. Por eso haremos una demanda ante el tribunal de la federación. No sé si él o Blooming se harán cargo, pero alguien tiene que pagar las consecuencias. La actitud del árbitro fue también injusta y desde hace varios partidos que ponen a nuestro club contra las cuerdas. El arbitraje está horriblemente manejado”, acotó Careaga.