Escucha esta nota aquí

Lo había adelantado el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), César Salinas, que no es prudente romper el contrato por los derechos televisivos de los encuentros de la División Profesional porque supondría el pago de una millonaria suma 'por daños y perjuicios' que no fue precisada. El propietario de Sport Tv Right, que tiene esos derechos hasta el 31 de diciembre de este año, José Quiroga, dijo que es bastante dinero el que tendrían que pagar los clubes y la misma FBF si deciden rescindir el contrato. “No estoy amenazando a nadie, solo estoy diciendo como son las cosas: costaría millones rescindir”, sostuvo.

Quiroga, que estuvo delicado de salud (superó al Covid-19), también se refirió al pedido de los clubes para que Sport Tv Right deje de lado su derecho preferente. “Cómo voy a renunciar a ese derecho, si me costó un millón de dólares para que se acepte. Los que lo firmaron en 2016 fueron Marco Peredo, que era el titular de la FBF; Freddy Téllez, secretario; y entre los presidentes de clubes estaba Rafael Paz”, sostuvo.

El empresario dijo estar sorprendido por la información que manejan los medios de que había hecho una oferta de $us 40.000.000 por los próximos cuatros años. "Eso es mentira. No puedo ofrecer un dinero así sin ir a licitación y ver si lo podemos cubrir o no”, recalcó. En los últimos días, Marcelo Claure, presidente de Bolívar, hizo una propuesta de $us 100 millones por los derechos televisivos del fútbol boliviano en los próximos 10 años, aunque aún no hizo oficial la misma, pues espera la participación económica de los restantes 13 clubes. De lo contrario, él estaría dispuesto a cubrir todo el monto.

Sobre las comparaciones que hubo de los dirigentes con la cantidad de dinero que reciben en otros países por Tv, Quiroga sostuvo que no se puede pagar los mismos montos, pues, por ejemplo, “en Ecuador son 2.800.000 abonados y en Colombia suman entre 7.000.000 a 8.000.000, mientras que en Bolivia están entre los 700.000 a 800.000”.

Ayuda en época de crisis

Sobre la crisis que sufren los clubes bolivianos, Quiroga afirmó que “se les podría adelantar algo de dinero. Si nos piden ayuda económica, se las vamos a dar”. Por el momento la propuesta de la FBF es terminar de disputar el Apertura, paralizado desde el 15 de marzo con 12 de 26 fechas disputadas. Jugar el Clausura será casi imposible por los tiempos que se manejan, pues el fútbol retornaría recién en septiembre. Quedarían cuatro meses para concluir solo un torneo en 2020 y abrir espacio a la selección nacional para disputar entre seis a nueve fechas de las eliminatorias.

El gasto que se viene

El titular federativo, César Salinas, explicó que cada uno de los clubes deberán gastar $us 5.000 por partido para cumplir con el protocolo de seguridad que exige la Conmebol. “Como son unos ocho encuentros mensuales, cada uno deberá invertir alrededor de $us 40.000 solo en bioseguridad”, manifestó el dirigente.

Si se toma en cuenta la logística (traslados, alquiler de estadios y pago de árbitros, entre otros) y bioseguridad (equipo y personal de seguridad) el monto que deberá disponer cada  club es de unos $us 80.000 por mes, sin contar las planillas de sueldos de sus jugadores.