Escucha esta nota aquí

“Por primera vez que hablo en exclusiva para un medio boliviano y es un placer”, nos dijo José Saturnino Cardozo, el segundo máximo artillero histórico de la selección paraguaya, con 25 goles, solo por detrás de Roque Santa Cruz, que tiene 32. Actualmente radica en Guadalajara, México, y desde allí atendió a DIEZ.

Jugó tres eliminatorias, las que se disputaron para los mundiales Francia 1998, Corea-Japón 2002 y Alemania 2006. Voz autorizada para hablar de esta competencia, de las dos primeras fechas jugadas entre el 8 y el 13 de octubre, en las que Brasil y Argentina comenzaron con triunfos.

Llegó a jugar dos mundiales, en Francia y en Corea-Japón, y una lesión lo dejó fuera de Alemania, tal vez el trago más amargo que sufrió como futbolista, mientras que uno de sus mejores recuerdos es el gol que le hizo a Nigeria en el Mundial Francia 1998.

Dos veces llegó a ser subcampeón de la Copa Libertadores, con Universidad Católica de Chile, en 1993, y con Cruz Azul de México, en 2001. Su carrera está plagada de éxitos como futbolista, los cuales quiere emular desde hace más de una década, cuando comenzó la carrera de director técnico.

_Se avecinan la tercera y la cuarta fecha de las eliminatorias, pero antes, ¿qué balance haces de las dos primeras que se jugaron en octubre?

Estuve viendo los partidos que se jugaron de eliminatorias y me quedé sorprendido, porque de repente, por la pandemia de coronavirus, uno pensaba que iba a ver un fútbol mucho más inferior pese a que las selecciones de la Conmebol son muy competitivas, pero me sorprendió, vi buen ritmo, hay equipos que jugaron a un ritmo impresionante como Perú y también Colombia, que me gustó mucho. Se vio equipos fuertes con intensidad impresionante, de no querer perder los puntos, que eso es muy importante.

_Brasil y Argentina fueron las únicas selecciones que ganaron sus dos partidos…

Ya estamos acostumbrados a ver un Brasil con buenos jugadores, la técnica que tienen y el hecho que militan en equipos muy competitivos en Europa, eso te lleva a tener siempre una selección muy poderosa. Brasil y Argentina siempre se caracterizan por ser protagonistas de las eliminatorias, entonces eso no me sorprende a nivel general, pero hablando puntualmente del partido Bolivia-Argentina, lo que me sorprende es que Argentina haya ganado en La Paz, porque es un campo en el que no cualquiera gana normalmente.

José Saturnino Cardozo es considerado el duodécimo mejor jugador en la historia del fútbol mexicano. Se lo identifica con la casaca roja del Toluca, donde jugó una década

_¿Qué criterio tienes de la selección boliviana luego de las derrotas ante Brasil y Argentina?

Me llamó más la atención la derrota de local ante Argentina, pero enfrentar a Brasil y a Argentina de entrada en una eliminatoria no es nada fácil, son partidos difíciles, más aun jugando de visitante ante Brasil, pero a Bolivia no la vi bien de local, no mostró lo que  es capaz de hacer en su casa.

_¿Qué crees que pasó?

Estoy enterado de que en Bolivia hay problemas dirigenciales y eso lleva al desequilibrio deportivo y en este caso la selección. Cuando no está bien encaminado todo el proyecto te puede generar que la selección no muestre todo su potencial. Lo que no me sorprendió fue el juego que mostró ante Brasil, porque ante un rival así puede ser un juego perdible, por lo que significa Brasil, pero el ritmo futbolístico que mostró Bolivia ante Argentina fue muy bajo y eso me llamó la atención.

_¿Qué me dices de tu selección, empató de local con Perú y después le ganó a Venezuela de visitante?

Empatar en casa ante Perú definitivamente es un mal resultado. Me parece que Paraguay es una selección que se está armando, que requiere un proceso, que hay que darle su tiempo, tiene un técnico (Eduardo Berizzo) que lógicamente va a ir conociendo poco a poco a los jugadores que van integrando el plantel y le llevará un poco más de tiempo conocer a profundidad a algunos futbolistas que militan en otros países. Es un mal resultado no arrancar ganando en Asunción.

_Sin embargo, Venezuela pagó los platos rotos…

Lo bueno es que se ganó en Venezuela, porque esos puntos son rescatables y Paraguay tiene que sumar de a tres ante ese tipo de rivales, aunque siempre hay que respetar a los adversarios, pero está claro que ante Venezuela se tiene que ganar los tres puntos. Para ser protagonista de las eliminatorias no hay que dejar escapar puntos con rivales como Venezuela, entiendo que también es una selección que se está armando, con técnico nuevo (José Peseiro), pero Paraguay tiene que pensar en lo suyo, en su historia, en esos combos de partidos que hay que sumar la mayor cantidad de puntos posibles

_Fue un triunfo sufrido en Venezuela…

Sí, habrá que reconocer que parecía que se escapaba la victoria, porque hubo un penal a favor de ellos en los minutos finales que logró tapar el arquero y después otra gran atajada en un cabezazo que evitó el empate. Esos tres puntos son para festejar, porque se juegue donde se juegue de visitante, siempre es bueno sumar de a tres. Esperemos que Paraguay siga mejorando si quiere ser protagonista en las eliminatorias.

_En la cuarta fecha, Paraguay recibirá a Bolivia, aunque antes visitará a Argentina y Bolivia recibirá a Ecuador…

Va a ser importante para Paraguay que en este combo de partidos que se avecinan pueda sacar por lo menos un punto de visitante y de local tiene que ganar todos los puntos si quiere ser protagonista y si quiere competir. Está demostrado que la selección que saca más puntos de local es la que normalmente se clasifica para el mundial, aunque también puede ir a buscar puntos afuera y eso te lleva a ser un equipo más sólido, más fuerte, más competitivo y esperemos que la Albirroja pueda presentar una cara importante y logre sumar tanto dentro como fuera de casa.

Jugó para Paraguay durante 15 años en eliminatorias, Copa América, mundiales y amistosos. Jugó 82 partidos y marcó 25 goles con esos colores

_Jugaste eliminatorias, has vivido en carne propia lo que significa disputar la fase premundialista en Sudamérica…

A mí me tocó jugar tres eliminatorias, en las tres clasificamos al mundial y tengo un bonito recuerdo de eso. Concuerdo plenamente con los que opinan que las eliminatorias de la zona de la Conembol son las más difíciles, no es algo que lo estamos descubriendo ahora, ni es algo que la gente no lo sepa, es muy pero muy competitiva para jugar.

_¿Por qué todos dicen eso?

Porque es estresante para el cuerpo técnico y para los jugadores, son eliminatorias largas y te llevan al estrés, porque tienes que rescatar puntos, tienes que ir sumando de a tres, tienes que ver cómo salieron los resultados de los rivales, cómo va tu equipo, todo eso lo hace estresante también para la afición, para la prensa y para todo mundo. Sumado a eso los rivales son muy duros, hay que competir contra Brasil, Argentina y Uruguay; Ecuador y Bolivia te llevan a la altura, Colombia te hace jugar en Bogotá, los jugadores tienen que dejar sus equipos, deben viajar y a los dos días ya están jugando, quizas no llegan en óptimas condiciones, pero tienen que defender a muerte los colores de su país, todo eso lo hace estresante.

_Llegaste a disputar dos mundiales, pero pudieron ser tres…

Sí, estuve en Francia 1998 y Corea-Japón 2002. Pude jugar en Alemania 2006, pero me lesioné en el último amistoso antes del mundial en un partido ante Dinamarca. Incluso llegué a marcar un gol en ese cotejo, pero me lesioné y como faltaban solo ocho días para el mundial tuve que quedar fuera por un problema en el gemelo derecho.

_Debió ser muy doloroso quedarse fuera del mundial…

Eso fue muy triste para mi carrera, porque mi objetivo era jugar ese mundial y luego retirarme, como que después ya no volví a jugar, así que mi último partido fue ese con Dinamarca, que me dejó fuera de Alemania 2006. Yo venía de hacer una buena eliminatoria, pues anote 9 goles, incluido un par de amistosos, fue muy triste para mí cuando tuve que decirle al seleccionador ‘Maño’ Ruiz, que en paz descanse, que no iba a poder estar para el mundial, nos abrazamos y lloramos, porque él quería que yo participe de ese mundial y lastimosamente quedé fuera por una lesión.

_¿Tu mejor recuerdo puede ser el gol que le hiciste a Nigeria en Francia 1998?

Sí, seguro, es un recuerdo imborrable el haber marcado mi único gol en un mundial. También recuerdo mucho la eliminatoria de 2006 cuando le hice tres goles a Uruguay, que fue un día fantástico para nosotros, esos son recuerdos inolvidables.

_¿Recuerdas que debutaste con la casaca de la selección paraguaya casualmente ante Bolivia, en el estadio Tahuichi Aguilera, en 1991?

Por supuesto, yo era muy joven, tenía 19 años, en ese entonces estaba jugando en Suiza, me convocó Carlos Kiese y formé parte de ese grupo que después participó en la Copa América de Chile. Debuté contra Bolivia en Santa Cruz, una ciudad muy linda, por si acaso, y la verdad que fue un sueño jugar a esa edad con la camiseta de mi selección, fue fantástico y de ahí no solté más, desde 1991 hasta 2006, fueron más de 15 años que jugué para mi selección, a veces me tocó quedar fuera por lesión, pero siempre estuve ahí.

_A Bolivia le hiciste cinco goles en toda tu carrera…

En mi debut, en Santa Cruz, recuerdo que no hice goles, pero después pude marcar en dos amistosos y tres goles fueron en eliminatorias. Me acuerdo muy bien el que hice en La Paz, antes del Mundial Alemania 2006, porque me la tocó Roque Santa Cruz, yo recibí en el área e hice la definición, creo que ese partido lo ganamos 1-2.

Cuando dirige le gusta vestir elegante. Apunta a conquistar su primer título como entrenador, ya que como jugador ganó seis con Toluca y uno con Olimpia

_Ya que lo nombras a Roque Santa Cruz, él te arrebató el primer lugar como goleador histórico de la selección paraguaya…

Tengo una muy buena relación con él, a veces conversamos por teléfono, es un jugador fantástico, incluso cuando concentrábamos compartíamos la habitación. El comenzó en la selección en las eliminatorias a Corea-Japón 2002 y jugábamos juntos, él hacía la función más de punta, puedo decir que se formó conmigo, ya que normalmente los más jóvenes van con un jugador de experiencia en las concentraciones que fueron muchas. A lo último me desplazó como goleador histórico de la selección paraguaya, pero es maravilloso que un jugador como Roque te pueda superar, es fantástico por todo lo que representa él para la Albirroja. Jugamos el Mundial Corea-Japón 2002 y no pudimos hacerlo en 2006 por mi lesión, pero Roque es un futbolista que maduró muy joven en la selección.

_A nivel clubes estuviste dos veces muy cerca de ser campeón de la Copa Libertadores, ¿qué faltó?

Estuvimos cerca con la ‘U’ Católica en 1993, nos tocó un San Pablo fantástico en el que jugaban Zetti, Cafú, Raí, Palhinha, Muller, Válber, Pintado, entre otros, un gran equipo en aquel entonces, pero nosotros también con la Católica hicimos cosas muy interesantes e importantes, como el haber llegado llegado a una final de la Copa Libertadores, que lastimosamente nos tocó perder. La otra final que me tocó jugar fue con Cruz Azul ante Boca Juniors en 2001, que también fue histórico ese equipo de Boca, enfrentamos a uno de los mejores equipos de la historia de ese club argentino, pero perdimos, aunque fuimos un rival difícil y le complicamos las cosas.

_Una carrera futbolística llena de éxitos…

Se puede decir que sí, mi carrera ha sido siempre de grandes logros, de grandes partidos, de haber jugado dos mundiales y dos finales de Copa Libertadores, pero en este deporte también hay algunos casos de tristeza, porque uno como futbolista pasa momentos increíbles y también momentos difíciles.

_Eres técnico desde 2006, casi inmediatamente después de dejar la práctica profesional del fútbol pasaste a ser DT de Olimpia. ¿Quieres ser un técnico exitoso como lo fuiste de jugador?

Sí, la idea es esa, ganar títulos como entrenador, ser campeón. Me tocó arrancar en esta profesión muy joven, porque comencé a dirigir a mis 37 años a uno de los clubes más importantes del mundo como es Olimpia, porque es uno de los más ganadores del mundo y lo dirigí tres veces, logrando una clasificación a la Libertadores y disputando también la Copa Sudamericana. Olimpia me dio la oportunidad de dirigir joven, eso me llevó a madurar más rápido como técnico.

_También has dirigido seis equipos en México…

Llegué a jugar una final de la Liga de Campeones de la Concacaf, cuatro semifinales con Toluca y dirigir a Chivas que tiene 40 millones de seguidores ha sido una maduración importante en mi carrera como entrenador. Ahora uno busca ganar títulos y por eso estamos viendo algunas posibilidades de asumir un buen proyecto y llegar lejos.

_¿Aparte de los enfrentamientos de selecciones, recuerdas partidos a nivel clubes en Bolivia?

Con Olimpia enfrentamos a San José en Oruro y le ganamos haciéndole cinco goles (2-5) en una cancha muy difícil. También jugamos en La Paz ante Bolívar, cuando yo estaba en Olimpia y también nos llevamos los tres puntos (0-1). Lo que nunca tuve es un compañero de equipo que haya sido boliviano o que en esta mi etapa de entrenador me haya tocado dirigir a un boliviano, hasta ahora eso no ha pasado, pero el fútbol lo permitirá seguramente más adelante.

Perfil

Nacionalidad: paraguaya

Edad: 49 años (19-03-1971)

Unión Pacifico (1986-1988) y River Plate (1988-1990), de Paraguay; FC St. Gallen (1990-1992), de Suiza; Universidad Católica (1992-1993), de Chile; Olimpia (1993-1995), de Paraguay; Toluca (1995-2005); Cruz Azul (refuerzo Libertadores 2001) y Pachuca (refuerzo Libertadores 2005), de México; y San Lorenzo (2005-2006), de Argentina.

Ganó un título con Olimpia en 1993 y cinco campeonatos con Toluca en 1998, 1999, 2000, 2002 y 2003.

Como técnico dirigió a Olimpia (2006), Nueva Italia (2009-2010), Querétaro (2011-2012), Olimpia (2012), Sportivo Luqueño (2013), Toluca (2013-2016), Chiapas (2016), Puebla (2017), Tiburones Rojos de Veracruz (2017) y Guadalajara (2018-2019).