Escucha esta nota aquí

"No estoy tan optimista, pero ojalá que le vaya bien", así respondió el expresidente de Blooming Juan Callaú, este viernes cuando se le consultó sobre la determinación de la asamblea de socios, que finalizó la madrugada de este viernes en la sede de la institución. Callaú dijo que antes de aprobarse un proyecto se lo debe analizar.

La asamblea determinó que la administración de la sede social celeste pase a manos de la empresa Sublimaker por los próximos 12 años. El presidente Juan Jordán adelantó que a cambio la compañía abonará a la cuenta del club 1.000.000 de dólares como un adelanto a las utilidades.

"No veo claros los flujos futuros para Blooming. Las utilidades son muy dependientes de varias circunstancias. Es una idea creativa e innovadora, pero en los proyectos los que mandan son los números. Hay que tener los pies sobre la tierra", afirmó Callaú al programa Los Más Buscados de DIEZ.

Callaú agregó que entre los planes de la compañía está la construcción de un estadio con capacidad para 25.000 personas, con una inversión de 12 millones de dólares; sin embargo, el exdirigente indicó que una obra de esa magnitud se deberá consultar con otros especialistas para ver si se puede realizar el mismo escenario a menor costo para que el dinero restante el club lo pueda disponer.  

Se espera que la crisis de Blooming sea solucionada con la nueva inyección económica de la compañía. Lo más urgente es el pago a Marisol Negrete, que prestó en 2016 300.000 dólares. El incumplimiento le costó la pérdida de 7.782,5 metros cuadrados de su sede social.  

Comentarios