Escucha esta nota aquí

Juan Carlos Arce, uno de los referentes de la selección nacional que empató (2-2) este martes en Asunción ante Paraguay, destacó el punto obtenido de visitante, pero también aprovechó la ocasión para criticar la profunda crisis del fútbol nacional y que también afecta a los jugadores.

“Demostramos amor propio y el orgullo que sentimos de defender la camiseta de la selección pese a las adversidades que sufrimos en el país por las cosas extrafutbolísticas que están pasando y que dejan mal parado al jugador”, lamentó el ariete de Bolívar.

Arce sotiene que los futbolistas están pagando los platos rotos por los conflictos que afronta la Federación Boliviana de Fútbol porque perjudica el  trabajo que viene encarando el venezolano César Farías.

“Pese a los problemas, sabemos que hay una luz al final del túnel, por lo que tenemos la esperanza que este mal momento pronto va a cambiar”, confió el Conejo.