Escucha esta nota aquí

La final de la Recopa Sudamericana y un duelo de la tercera fase de la Libertadores están en vilo por un mandato judicial que ordena al gobierno local de Brasilia, sede de ambos choques, retomar las medidas restrictivas para combatir la pandemia, que prohíben los partidos de fútbol.

En un fallo preliminar, una jueza ordenó la noche del martes que el gobierno del Distrito Federal prorrogue las medidas que rigieron desde el el 28 de febrero hasta el lunes, cuando fueron flexibilizadas. Esas medidas incluyen el cierre de establecimientos considerados no esenciales, según informó el diario o Globo.

La orden de la magistrada impediría la realización del duelo definitivo de la tercera fase de la Libertadores entre Santos y San Lorenzo de Argentina, programado para el 13 de abril, y la final de vuelta de la Recopa Sudamericana entre Palmeiras y Defensa y Justicia (ARG), prevista para un día después, ambos en el estadio Mané Garrincha de la capital brasileña.

Los locales no esenciales, como los estadios, deben estar cerrados "hasta que la ocupación de las camas UCI covid-19 de la red pública estén entre 80% a 85% de su capacidad de ocupación y, concomitantemente, la lista de espera de camas UCI covid-19 de la red pública esté con menos de 100 pacientes", reza la orden.

El 93,11% de las camas de las unidades de cuidados intensivos (UCI) destinadas para atender el virus en Brasilia están ocupadas, de acuerdo con la gobernación del DF, que según medios locales recurrirá la decisión.

Los partidos de Palmeiras y Santos fueron programados en la capital brasileña debido a que el estado de Sao Paulo, de donde son oriundos, prolongó las restricciones en su territorio, con la prohibición de realizar eventos deportivos.

Brasil enfrenta el peor momento de la pandemia, con más de 57.000 víctimas fatales en lo que va de marzo, el mes más letal desde que se detectó el primer caso de la nueva neumonía en febrero de 2020.

Con más de 315.000 muertos y los hospitales al borde del colapso, el gigante latinoamericano es el segundo país más afectado del mundo, superado solo por Estados Unidos.

Comentarios