Escucha esta nota aquí

El defensor de Oriente Petrolero, Wilfredo Soleto Vargas, cayó al piso de manera repentina a los 53 minutos del partido cuando se enfrentaba el equipo refinero ante Always Ready este miércoles en el estadio de Villa Ingenio, de la ciudad de El Alto. El jugador, perdió el conocimiento por algunos segundos, afirmó a DIEZ Javier Silva, delegado del club.

Soleto, de 24 años, estaba lejos de la jugada cuando de pronto el físico no resistió y se vino al piso. En principio, se pensó que era para perder tiempo, ya que el partido estaba igualado (1-1); sin embargo, los segundos siguientes fueron fatídicos para todos los futbolistas, cuerpos médicos (de ambos planteles) y dirigentes al ver que el defensor no reaccionaba.

La desesperación hizo que el delantero Marco Ovejero, de Always, se ponga a ventilar el rostro de su colega con un pochillo, mientras el médico del equipo albiverde, Jeus Salvatierra, realizaba masajes cardiacos al jugador desvanecido. Minutos después se le colocó oxígeno para ayudar a que respire.

Mientras el jugador estaba siendo atendido en una camilla, algunos dirigentes pidieron que sea trasladado a un centro asistencial; situación que fue rechazada en principio por Salvatierra, hasta lograr su estabilidad total.

“No me negué en ningún momento a que lo lleven, solo quería que esperen a un personal de nosotros. El que se subió (a la ambulancia) fue el médico del otro equipo y les dije que esperen un rato. Me dijeron que quería llevarlo a emergencia, pero no necesitaba ir a emergencia porque ya estaba estabilizado ahí. El médico soy yo y tenían que respetar mi orden”, indicó a DIEZ el galeno verdolaga.

Finalmente, y después de diez minutos, Soleto fue trasladado al Hospital del Norte, donde permaneció por una hora para luego retornar a Santa Cruz junto con el resto de sus compañeros. En el nosocomio se informó que el futbolista sufrió “trastorno de adaptación a la altura”, según la doctora Elina Condori. El plantel llegó a El Alto una hora antes del inicio del partido.

Las complicaciones de jugar a más de 4.000 metros de altura volvieron a golpear al fútbol boliviano. Hace poco más de nueves meses (19 de mayo de 2019) el árbitro cruceño, Víctor Hugo Hurtado, falleció después de desvanecerse en el mismo estadio cuando, casualmente, dirigía a Always ante Oriente.

Hurtado fue traslado a un centro de salud, pero su corazón no resistió y falleció a causa de un paro cardiorrespiratorio.