Escucha esta nota aquí

Más pareció un entrenamiento para Brasil, que cuando aceleró se llevó por delante a la selección boliviana, que se la notó falta de fútbol y sin oficio, y ello en una cancha rápida como la del estadio Neo Química Arena es letal. Los 53 días de concentración de la Verde no evitaron que el marcador acabe en una aplastante derrota (5-0) ante un gigante mundial. Así el debut en las eliminatorias fue frustrante, y de seguro que para el DT César Farías también, que disputaba su primer partido oficial.

Se nota que en la parte física Bolivia está bien, pero sin ritmo, un aspecto que Farías intentó corregir con la intensidad de los entrenamientos, pero ello no fue suficiente. Ojo que el resultado fue corto para lo que se vio en el partido, pues Carlos Lampe volvió a demostrar su solvencia ahogando el grito del gol del rival en cinco ocasiones. Otro aspecto clave fue la falta de marca a presión, que hizo que Neynar, Coutinho y hasta el mismo Renan Lodi se luzcan a cada momento. 

En la mayor parte de los pasajes del partido el balón pareció que se lo había comprado el local, pues los nacionales nunca pudieron tenerlo más de 15 segundos, y cuando debían salir jugando sin marca, el pase era errado.   

Solo se vio un rival en el primer tiempo, y ese fue Brasil, que tuvo un dominio total ante una Verde, que no hacía pie. Se notó a una Bolivia nerviosa, pues a varios de los jugadores les rebotó el balón, y ese mal juego contagió a todo el equipo. Si el marcador en el primer tiempo acabó solo 2-0 fue porque Lampe se lució en tres tapadas que llevaban destinos de gol. A los 24’ salvó el arquero ante un remate de Coutinho, luego a los 38’ le ahogó el grito de gol a Casemiro y Neymar.

Los goles de Brasil llegaron producto del aplastante juego que tuvo, con un Renan Lodi que hizo lo que quiso por el lateral derecho. A los 15’, Marquinhos cabeceó sin marca alguna para anotar el primero. A los 29’ llegó el segundo por intermedio de Firmino, que solo la empujó tras pase de Lodi.

Se consumó la goleada

En el segundo tiempo fue lo mismo, con una Bolivia más dedicada a marcar o acompañar al rival, sin frenar su avance. Así, Firmino, a los 49’, anotó el 3-0 tras pase de Neymar, siempre adelantándose a los defensores nacionales, con Gabriel Valverde y José María Carrasco, superados. Ni qué decir del lateral derecho, Jesús Sagredo, que fue superado constantemente. Encima, Diego Wayar prácticamente desapareció del partido, pues cuando corría parecía a media máquina, mientras que  Neymar, Coutinho y Firmino volaban.

En el segundo tiempo ingresó Boris Céspedes, el volante del Servette FC de Suiza, que demostró buen fútbol, pero nadie lo acompañó. Miranda también apareció, a los 50’, para exigir a Weverton, en la única ocasión de gol de la Verde, un dato que refleja el nivel que mostró como equipo.

El cuarto tanto llegó a los 65’ tras el autogol de Carrasco, luego del centro de Coutinho, que a los 72’ cerró la cuenta con un tanto de cabeza. Aquí se acabó el partido, pues Brasil solo buscó en lo que quedaba de tiempo que su estrella Neymar, de buen rendimiento, anote su gol, que no sucedió porque Lampe, a los 92’, atajó un tiro libre que se iba al ángulo.

Así fue el debut de Bolivia, triste y con muy poco fútbol. El martes (16:00) es ante otro gigante mundial, Argentina, un rival que deberá luchar contra la Verde y la altura.