Escucha esta nota aquí

Después de un tiempo de calma, la Federación Boliviana de Fútbol arremete contra los dirigentes cruceños. Primero fue Juan Jordán, luego Robert Blanco, posteriormente Ronald Raldes y ahora Rafael Paz.

El presidente de Guabirá fue denunciado por el titular de la FBF, Fernando Costa, ante la Conmebol, por calumnias, injurias y discriminación, y tendrá que presentarse ante la Unidad Disciplinaria, a la que fue remitido el caso por la Comisión de Ética, para que haga su descargo.

Costa asumió la misma posición que su antecesor, el fallecido César Salinas, quien tuvo diferencias con Paz, a quien calificó de “regionalista” y “come colla”, de no querer que un dirigente del occidente esté al frente de la FBF.

Paz se quejó de ser acusado de discriminar a Costa, que nació en Argentina, “por ser de El Alto”, algo que el cruceño niega, a tiempo de indicar que “lo único que hago es defender la legalidad; todo es irregular, Costa no reunía los requisitos para ser electo y pienso que a Robert Blanco le corresponde ser presidente de la federación”.

El titular de Guabirá considera, en cambio, que Costa discrimina a los clubes que integran el G 6, porque del dinero que ingresa por la selección boliviana, “solo les llega a los otros ocho clubes, que apoyan a la federación, a nosotros ni un solo centavo, eso está comprobado, y Costa se escuda diciendo que eso no sucedió en su gestión”.

Antes, la FBF arremetió contra Robert Blanco por haber presentado un amparo constitucional en la Sala Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que dictaminó que el dirigente cruceño debería ser el presidente de la federación. Blanco fue reconocido un día y al siguiente lo expulsaron de por vida de la dirigencia.

Otros casos

Después, la FBF decretaría el descenso directo de Destroyers, club al que están ligados Blanco y su familia, cuando en realidad le correspondía jugar el descenso indirecto.

Blooming fue el único club sancionado por racismo y discriminación a raíz de los incidentes con el brasileño Serginho, pese a que se dieron situaciones similares en otras ciudades.

Otro hecho que marca la diferencia en la forma en que se tratan los casos de equipos orientales y occidentales, tiene que ver con Sport Boys y Aurora.

El TDD aplicó el Reglamento y descendió a Sport Boys a la categoría B, por no haber asistido al partido contra Real Potosí en la Villa Imperial.

Sin embargo, en otros casos, como el de Aurora, que se retiró de la cancha en el entretiempo de un partido con Bolívar, no hubo sanción alguna, cuando ameritaba similar sanción a la del cuadro cruceño.

Cuando su club, Always Ready, se consagró campeón, el presidente de la FBF aprovechó para criticar a los clubes cruceños, opinando que fracasaban porque eran “poco serios” y que los paceños eran instituciones sólidas.

Un plan para debilitar a sus opositores

Rafael Paz advierte que esta acción en la Conmebol es parte de un plan para debilitar a toda figura que sea contraria a los manejos que se están realizando en la Federación Boliviana de Fútbol.

“Por supuesto que hay un plan detrás de todo esto”, replicó el dirigente azucarero.

Calificó de muy rara la actuación de la Conmebol, al haber aceptado este asunto sin que antes el caso haya sido ventilado en los tribunales de Bolivia.

Comentarios