Escucha esta nota aquí

La liga de fútbol estadounidense (MLS) autorizó este jueves que sus equipos lleven a cabo entrenamientos en grupos reducidos pero manteniendo distancias entre los jugadores, en un paso más hacia el retorno de la competición durante la pandemia de coronavirus.

La MLS, suspendida desde el 12 de marzo, permitía desde el 6 de mayo que los jugadores se ejercitaran de forma individual sin interacciones entre ellos.

Con las nuevas normas, en cada medio campo se podrán formar grupos de hasta seis jugadores -con una distancia mínima entre ellos de tres metros- para que desarrollen ejercicios más técnicos como pases y disparos a portería.

"Todas las sesiones de entreno en grupos reducidos son voluntarias y no pueden estar en conflicto con las políticas locales oficiales de salud pública o gubernamentales", recalcó la MLS en un comunicado.

Antes del inicio de estas sesiones, los clubes deberán presentar un plan específico aprobado por su equipo médico y los expertos locales. Las prácticas con el equipo completo seguirán estando prohibidas hasta el 1 de junio como muy pronto.

Al menos 22 de las 26 franquicias de la MLS han podido abrir este mes las instalaciones a sus jugadores tras recibir la autorización de las autoridades locales. Los últimos en reactivarse fueron esta semana el Montreal Impact, que dirige el francés Thierry Henry, y los dos equipos neoyorquinos: New York City FC y New York Red Bulls.

Una de las franquicias que todavía no se ha podido poner en marcha, el DC United, anunció este jueves que retomará las prácticas el viernes en la localidad de Leesburg (estado de Virginia), a 60 kilómetros de la capital estadounidense, Washington.

Como el resto de grandes ligas deportivas del país, la MLS trabaja en un plan de retorno a la competición en medio de la pandemia de COVID-19.

Según el medio digital The Athletic, la liga planea organizar un minitorneo a partir de julio en el complejo deportivo de Disney World en Orlando (Florida), la misma sede en la que se podría instalar la NBA.

El plan, que todavía no es definitivo, contempla una fase de grupos y eliminatorias con todos los partidos a puerta cerrada.

Según The Athletic, la MLS prevé que los choques disputados en la fase de grupos cuenten para la clasificación de la temporada 2020, que esperan que se pueda reanudar en los estadios de los equipos hacia finales de año con la posibilidad de un calendario reducido.

La temporada 2020, suspendida el 12 de marzo con solo dos jornadas disputadas, debería concluir en noviembre pero la MLS ya adelantó que podría ser alargada en función del impacto de la pandemia.