Escucha esta nota aquí

Marcelo Claure, presidente de Bolívar, contó este miércoles, en el marco de la invitación que hizo a los presidentes de los 14 clubes de la División Profesional para hablar sobre la reanudación del campeonato,  que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) sancionará a Bolivia si es que no concluye deportivamente su temporada 2020.

Hoy hablé con Alejandro Domíguez (presidente de la Conmebol) y me autorizó para anunciar que si el fútbol no vuelve a Bolivia para cerrar la temporada de manera deportiva no habrá premios (cupos a la Copa Libertadores y Copa Sudamericana) para ningún club y como represalia habrá sanciones. Esto implica que no se aprobará una clasificación automática y este mensaje va dirigido para los que no quieren que se reinicie el campeonato y esperan premios de acuerdo a cómo quedaron en la tabla tras las doce fechas del torneo Apertura”, dijo el empresario paceño que radica en Estados Unidos, quien pidió a los clubes y todo el entorno futbolero a que ayude a que vuelva el fútbol en el país, de lo contrario significará la quiebra total de una actividad, que afronta una dura crisis y necesita retomar su competencia para salir adelante.

Claure pidió que en estos momentos se haga un paréntesis para olvidar las diferencias políticas que hay entre la dirigencia para unir esfuerzo  y entre todos buscar la  mejor fórmula para retomar el campeonato.

“Tenemos una obligación moral de volver al fútbol. Les pido a Marcos Rodríguez y Robert Blanco que depongan por 48 horas sus diferencias y ayuden para que los 14 clubes nos pongamos de acuerdo para volver a jugar. Yo intenté hacer de todo para que así sea, pero lo concreto que somos el único país del continente que está sin competir. Esto es vergonzoso”, sostuvo.

La cita virtual, que comandó Claure, contó con la presencia de los presidentes de Blooming (Juan Jordán), de Guabirá (Rafael Paz), Royal Pari (Mario Franklin Chávez), de Oriente Petrolero (Ronald Raldes) y el presidente del tribunal de honor de San José, Luis Cossío. El resto de los clubes no asistió.

Cada uno de los presidentes presentes coincidieron al hablar sobre la necesidad de volver a jugar lo más antes posibles.

Rafael Paz dijo que la hinchada de Guabirá está “hambrienta de fútbol” y que lo comprobó en el partido que el cuadro rojo jugó el martes en Montero ante Oriente Petrolero.

“Yo quiero terminar el campeonato que dejamos inconcluso por la pandemia desde marzo. Puedo sumarme a los que quieren dar por terminada la temporada porque estamos a un punto del líder y así tendríamos premios, pero renuncio a esta forma de resolver un torneo porque nuestra posición es ganar en cancha una clasificación”, dijo Mario Franklin Chávez, presidente de Royal Pari.

El presidente de Blooming lamentó que en estos momentos el fútbol boliviano sea el ‘hazmerreir’ de Sudamérica por su desorganización. “Se los suplico por el bien de fútbol boliviano dejemos de lado las maniobras y apuntemos a que el campeonato se resuelva en cancha. Solo necesitamos nueve clubes, de los 14, para que se apruebe la reanudación”, dijo Jordán.

El titular del club refinero, Ronad Raldes, sostiene que no solo tiene que retomarse la disputa del torneo sino también de la legalidad. "Tenemos que dialogar para lograrlo y ojalá sea pronto", expresó.

El presidene de Wilstermann, Gróver Vargas llamó a la unidad de los 14 equipos para deponer de intereses particulares y entre todos buscar una salida para reiniciar la temporada.

Luis Cossío, representante de San José, anunció que este miércoles lanzaron en Oruro la convocatoria a elecciones para tener un nuevo directorio, pues sostiene que con la salida de Huascar Antezana, a quien le revocaron de su cargo, ahora la hinchada del club santo apunta a tener una nueva administración del único representativo orureño en la División Profesional.

“Con San José ahora somos siete los clubes que pedimos la reanudación del campeonato”, sostuvo.