Escucha esta nota aquí

Después de dos años en los que la lucha por el título fue un mano a mano entre Liverpool y Manchester City, la temporada 2020-2021 de la Premier League arranca el sábado y esta edición parece más abierta, con Chelsea y Manchester United también de entrada entre los serios candidatos a ser el campeón.

. Liverpool: apuesta arriesgada por la continuidad

Si hay un club que no se ha lanzado a una carrera de gastos descomunales, ese es el Liverpool.

Tras ganar la Liga de Campeones en 2019 y su primera Premier League en treinta años el pasado curso, los 'Reds' tienen sus cuentas en buen estado.

Pero sus éxitos se han construido gracias a una política mesurada en el mercado de fichajes, salvo excepciones como la llegada de Virgil Van Dijk en enero de 2018 por 84 millones de euros (100 millones de dólares) para solucionar sus problemas en defensa.

Resulta difícil detectar auténticos puntos débiles en el plantel de Jürgen Klopp y la llegada del defensa internacional griego Kostas Tsimikas resulta más un ajuste cosmético que un auténtico refuerzo para paliar un problema.

Pese al interés mostrado por Timo Werner, al que luego se consideró demasiado caro, y por Thiago Alcántara, el Liverpool optó por no moverse mucho en el mercado, salvo para permitir salidas, por ejemplo la de Georginio Wijnaldum, que interesaría al Barcelona.

El Liverpool tuvo una última temporada algo más ligera que sus rivales, ya que no jugó en agosto la 'Final 8' de la Liga de Campeones después de haber sido eliminado por el Atlético de Madrid en marzo, en octavos de final, justo antes del parón de las competiciones por la pandemia del covid-19. Ello podría notarse físicamente en este inicio del nuevo curso.

. Manchester City: el orgullo herido

Después de una temporada 2019-2020 muy frustrante, tanto en la Premier League (segundo muy lejos del Liverpool) como en la Liga de Campeones (eliminado por el Lyon en cuartos), Josep Guardiola y el Manchester City llegan con el orgullo herido.

Los ecos de un eventual fichaje de Lionel Messi quedaron acallados ante la confirmación de que el argentino seguirá este curso en el Barcelona, por lo que el City tendrá que buscar otros motivos para la ilusión.

La pasada temporada, con 17 goles marcados más, los 'Citizens' finalizaron a 18 puntos del Liverpool.

La llegada del defensa holandés Nathan Ake responde a las necesidades del club en su zaga y otro defensa estrella (quizás Kalidou Koulibaly, del Nápoles) podría aterrizar en el Etihad Stadium de aquí al 5 de octubre, fecha final del mercado.

La llegada del extremo español Ferran Torres, del Valencia, compensa la salida de Leroy Sané, que el pasado año no jugó por lesión. El City tiene en Phil Foden (20 años) un buen reemplazo para compensar el adiós del emblemático David Silva, que terminó su contrato.

. Manchester United: confirmar la tendencia

¿Confirmará el Manchester United su gran segunda parte de la pasada temporada? La llegada de Bruno Fernandes en enero dio un nuevo aspecto a los 'Red Devils', cuyo ataque brilló además con Marcus Rashford, Anthony Martial y Mason Greenwood.

El fichaje de Donny Van de Beek da más profundidad todavía a un plantel que terminó la temporada muy desgastado físicamente.

El United sueña todavía con poder fichar a Jadon Sancho, pese a las altas aspiraciones económicas del Borussia Dortmund, que complican esa operación.

. Chelsea: presión sobre Lampard

Con más de 200 millones de euros (237 millones de dólares) en fichajes esta pretemporada, sin contar el salario de Thiago Silva (que llegó libre), el Chelsea ha sido muy ambicioso en el mercado contratando a Hakim Ziyech, Timo Werner, Ben Chilwell y Kai Havertz.

Una cifra que podría incrementarse si se ficha un arquero, teniendo en cuenta que Kepa Arrizabalaga no convence a todo el mundo en el club.

En un contexto económico muy difícil, esas inversiones exigirán resultados rápidos y Frank Lampard tendrá sobre sí una gran presión, en su segunda temporada como entrenador del club de Stamford Bridge.