Escucha esta nota aquí

El Barcelona está muy cerca de decir 'basta' en su intento de renovar a Ousmane Dembélé. La última cita con los agentes del futbolista francés, para nada fructífera, ha traído consecuencias y desde el club han percibido que están jugando con ellos.

Aunque no dan del todo por perdido al jugador y todavía hay una esperanza, cada vez más pequeña, de llegar a un acuerdo, están muy molestos. Sobre todo, con los agentes, pero tampoco entienden la postura del futbolista.

Lógicamente, desde los despachos del Barcelona no aceptarán de ninguna manera las pretensiones económicas, que consideran 'disparatadas' de los representantes del futbolista, por mucho que su renovación sea clave para inscribir a Ferran Torres.

Según una información de Xavi Lemus en TV3, piden 30 millones de euros brutos por temporada, 15 para el representante y otros 30 para el 'Mosquito' como prima de renovación.

El desengaño es mayúsculo, pero también con el jugador, que le ha dicho reiteradamente a Xavi Hernández que quiere seguir y que aceptaría las condiciones del club, pero a la vez, no ha movido un dedo a la hora de parar los pies a sus agentes, sino todo lo contrario, les ha dejado hacer y que se llegue a esta situación que ya se considera 'límite'.

En caso de renovar, lo más factible, es que Dembélé verá muy relegado su papel en el equipo azulgrana. Le espera el banquillo y no se descartan medidas más radicales como la grada, tal y como le sucedió en su día a Ilaix Moriba, ahora en el RB Leipzig y sin apenas minutos.

Comentarios