Escucha esta nota aquí

No hay mal que por bien no venga. La selección boliviana de fútbol será la única beneficiada con la paralización del campeonato de la División Profesional hasta después de la Copa América, porque le permitirá empezar a trabajar antes para encarar la próxima fecha de eliminatorias y el torneo sudamericano.

La medida le brinda al entrenador César Farías la posibilidad de contar con los convocados antes de lo programado.

De esta manera, después de un par de meses, el equipo boliviano vuelve a ser foco de atención ante la inminencia de sus compromisos internacionales.

Bolivia tiene que disputar en un par de semanas  las clasificatorias al Mundial de Catar 2022. Primero jugará en La Paz ante Venezuela, el 3 de junio, y cinco días más tarde, será visitante frente a Chile.

Farías tenía en sus planes  iniciar el 25 de mayo la concentración cerrada, pero ahora podrá hacerlo antes.

El venezolano aún no dio a conocer la lista de los convocados, solo se sabe que la FBF solicitó al Cruzeiro de Brasil la cesión de Marcelo Martins, quien de esta manera se convierte en el primero de la lista. Es probable que Farías tome en cuenta al mismo plantel con el que encaró los amistosos ante Chile y Ecuador, en marzo pasado.

Pese a las derrotas y a las flojas actuaciones, Farías dijo estar conforme con el rendimiento de sus dirigidos porque ha visto progresos.

Bolivia está obligada a ganarle a Venezuela y a rescatar al menos un punto ante Chile para no quedar eliminada con anticipación, ya que marcha en el último lugar de las posiciones de la eliminatoria, junto a Perú.

En la Copa América, forma parte de la Zona Sur, con sede en Argentina, donde enfrentará a Chile, Paraguay, Uruguay y a la selección anfitriona.

Bolivia debutará  ante Paraguay, el 13 de junio, en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza.

Paradójicamente, la crisis profunda que vive el futbol boliviano juega en contra de los clubes, pero a favor de la selección.



Comentarios