Escucha esta nota aquí

No se fue de festejo ni nada por estilo. Después del empate contra Chile, Bolivia partió rumbo a Brasil para disputar la Copa América a partir del lunes 14, aunque el torneo arranca un día antes.

La selección nacional empezará jugando con Paraguay en Goiania, después se instalará en Cuiabá, donde enfrentará a Chile, Uruguay y Argentina, con quienes comparte el Grupo A.

El grupo dirigido por César Farías se marchó con buen ánimo, producto de la racha postiva que lo acompaña en las eliminatorias, tomando en cuenta las tres últimas fechas, en las que consiguió un par de empates, ambos en condición de visitante y una victoria, de local.

“Son tres partidos seguidos que no perdemos, dos de visita y uno en casa, eso habla muy bien del crecimiento nuestro como selección, como grupo y nos hará ir con otra mentalidad a la Copa, con la mentalidad de clasificar y avanzar, hemos demostrado que no hay imposibles, que siempre se puede”, dijo a Diez el golero Carlos Lampe, de paso a Goiania.

Se dice que ganar es lo más importante, pero un empate no cae nada mal en ciertos momentos. Por ejemplo como este que vive el seleccionado boliviano, en el que necesita mejorar el semblante, reconstruir su autoestima y hacerse fuerte para encarar el futuro con mayores posibilidades de éxito.

La igualdad ante Chile fortaleció el ánimo de un plantel que quiere demostrar que todo puede ser distinto en base a esfuerzo, sacrificio y entrega.

“La verdad que (el estado anímico) es bueno, porque si bien hemos dejado ir puntos en casa, los hemos buscado afuera y después de muchos años estamos consiguiendo dos resultados positivos fuera de casa (ante Paraguay y Chile). Incluso tuvimos para ganar en la última parte a Chile, porque ellos se vinieron con todo en busca de la victoria.”, agregó Lampe.

La delegación boliviana se encuentra en la sede de la Copa América con los veintisiete jugadores convocados por Farías, y con el liderazgo indiscutido de Marcelo Martins, que en Brasil se siente como en casa por su extensa trayectoria como jugador del Bahía, Gremio, Flamengo y Cruzeiro.

Martins, revalorizado por su condición de goleador de la actual eliminatoria, pretendido por clubes como Boca Juniors, es la imagen de una selección que quiere cambiar de rumbo.

Comentarios