Escucha esta nota aquí

Real Madrid y Barcelona se han citado este miércoles (16:00) en Copa del Rey y el sábado en Liga, dos choques en la cumbre que podrían resultar muy dispares a juzgar por los cuatro clásicos disputados en la primavera de 2011.

El comienzo

6 de abril de 2011 en Liga: Real Madrid 1 - 1 Barcelona

Cuatro clásicos en apenas 18 días, tal fue la suerte deparada a los dos grandes del fútbol español en 2011, en el momento de mayor rivalidad entre el Barça de Pep Guardiola y el Real Madrid de José Mourinho.

TE PUEDE INTERESAR: Asensio: "El equipo tiene que estar unido y remar todos”

Todo empezó en la jornada 32 de la Liga española en el estadio Santiago Bernabéu. En la primera vuelta, el Barcelona había humillado al Real Madrid 5-0 y el equipo 'merengue' afronta este choque lejos en la clasificación, a ocho puntos del líder azulgrana, pero con ganas de lavar su honor.

Mourinho da un avance de su plan para los otros partidos de la serie: un esquema ultraconservador con el duro defensa Pepe reposicionado como centrocampista defensivo. El partido acaba con 1-1 producto de un penal transformado por Cristiano Ronaldo (82’) respondiendo a otra pena máxima de Messi (53’).

Aparece Cristiano -20 de abril de 2011, final de la Copa del Rey: FC Barcelona 0 - 1 Real Madrid (en la prórroga)

Cuatro días más tarde en el estadio valenciano de Mestalla, nuevo choque en la final de la Copa del Rey. El partido, muy bronco, acabará con ocho tarjetas amarillas, dos de ellas para Ángel di María.

TE PUEDE INTERESAR: Mirá el posible onceno del Barcelona ante el Real Madrid

Antes, en la prórroga, el argentino tuvo tiempo de enviar un centro para que Cristiano marcara de cabeza el gol de la victoria (103’) 'merengue'. Una liberación para los madridistas que desde 2008 no ganaban a un Barça dominador en todas las competiciones.

La anécdota la puso Sergio Ramos, que en las celebraciones dejó caer el trofeo de lo alto de un autobús de dos pisos, atropellando el vehículo a la Copa...

Messi marca la diferencia -27 de abril de 2011, ida de semifinales de la Liga de Campeones: Real Madrid 0 - 2 Barcelona

El Barza podría haberse visto afectado por esta final perdida, pero se recuperó para un nuevo choque, esta vez en la Liga de Campeones.

La tensión alcanza cotas muy elevadas, hasta el punto de que Pepe recibe una tarjeta roja directa (60’) tras un choque con Dani Alves. Después, Messi prácticamente él solo marcó la diferencia: primero un remate ajustado al palo (77’) y después un eslalon entre cuatro defensas para hacer el 2-0 (87’), abriendo la vía hacia la final para el Barza.

Mourinho, enfadado por la expulsión de Pepe, se desahoga a lo grande en rueda de prensa y acusa a la UEFA de proteger a los barcelonistas. La respuesta llegará pronto.

Guardiola se desata -3 de mayo de 2011, vuelta de semifinales de la Liga de Campeones: Barcelona 1 - 1 Real Madrid

En una rueda de prensa memorable, la víspera de la vuelta de semifinales, Pep Guardiola, abandona su habitual flema y responde a Mourinho: "En esta sala, él es el puto jefe, el puto amo, es el que más sabe del mundo, yo no quiero competir ni un instante".

En esta tensa atmósfera, nuevas polémicas arbitrales lastran el partido de vuelta, pero el resultado da la clasificación al Barza: 1-1, goles de Pedro (54) y Di María (64). Los catalanes se meten en la final de Wembley, donde ganarán la cuarta de sus cinco 'Champions', al término de una serie de clásicos que siguen en la memoria.

Comentarios