Escucha esta nota aquí

A sus 13 años estuvo a punto de dejar el fútbol, pues creía que su esfuerzo no estaba siendo recompensado, pero sus padres estuvieron para sostenerlo e inyectarle ánimos. Leonardo Zabala, con 18 años, empieza a cosechar los frutos que tanto esperaba: milita en Palmeiras de Brasil y fue convocado a la selección absoluta que iniciará su preparación para las eliminatorias mundialistas donde primero se enfrentará a Brasil y luego a Argentina.  

Leonardo solo tenía cuatro años cuando empezó su gusto por el fútbol y su padre Jaime, también bastante aficionado, lo inscribió en la Academia Tahuichi. En sus años primeros de aprendizaje jugó en diferentes posiciones, incluso de delantero, pero poco a poco se fue acomodando en la zaga central por sus características. También puede cumplir la función de lateral porque “el fútbol moderno te lo exige y como profesional tengo que adaptarme”.

Después de disputar el Mundialito Paz y Unidad, con 14 años, se le abrió la posibilidad de formar parte del proyecto Bolivia 2022. Gracias a su desempeño fue llamado al combinado nacional sub-15 y sub-17. Fueron dos vitrinas importantes, pues el club Santos de Brasil le hizo seguimiento y lo puso a prueba. Estuvo un mes y cuando tenía que volver para mostrarse por segunda vez, pero durante un semestre, tuvo que viajar con la escuela a una gira internacional.

El evento deportivo se llevó a cabo en Brasil y tenía que enfrentarse al mismo Santos, Figueirense, Palmeiras y Deportivo Brasil. “Justo el primer partido fue contra Palmeiras y me fue muy bien. El club brasileño me ofreció quedarme sin pruebas, con un salario,  alojamiento, transporte y alimentación”, contó Leonardo a DIEZ.

El club paulista que vio nacer a Pelé se enteró que optaría por vestir la camiseta del ‘Verdao’ y le hizo una similar oferta, pero Leonardo ya estaba decidido. Sus buenas actuaciones en el torneo de su categoría dieron pie para que César Farías lo convoque a la  sub-23 que cumplió una buena participación en el torneo Preolímpico en Colombia.

Después del campeonato sudamericano, retornó a Brasil para consagrarse campeón con la categoría sub-20 de Palmeiras.

Crecimiento

Las condiciones que le brinda Palmeiras le han permito crecer futbolísticamente. Así como le exigen un buen rendimiento, también le otorgan lo necesario para que trabaje adecuadamente. “Creo que he crecido bastante en lo futbolístico y en lo personal he aprendido a valorar más a la familia”, expresó Leonardo.

El Palmeiras liberó a todos sus futbolistas juveniles al inicio de la pandemia y Leonardo está en Santa Cruz desde marzo. “Nos liberó porque entendieron que no era una situación común y que podría afectarnos emocionalmente el estar lejos de casa. No he dejado de entrenarme desde mi llegada”, remarcó.

El torneo de su categoría se inicia en septiembre y espera retornar pronto para trabajar como estaba acostumbrado, pero no solo por eso, sino que quiere completar su sueño. Leonardo estaba esperando cumplir 18 años para firmar un contrato profesional y disputar el campeonato paulista y el Brasileirao. “Cumplí 18 años en mayo y si Dios quiere voy a firmar el contrato, debí hacerlo antes, pero como estaba en Santa Cruz lo haré cuando vuelva”, explicó.

El sueño de muchos

Leonardo no se imaginó ser llamado al combinado absoluto del país a tan corta edad, aunque trabajaba todos los días para ser tomado en cuenta, no pensó que llegue tan rápido y por eso no pudo ocultar su alegría cuando se esteró que estaba en la lista de 34 futbolistas llamados por Farías.

Estaba desayunando con su familia, alejado del celular y un amigo lo llamó para felicitarlo. “Mis padres están muy orgullosos”, dijo emocionado el defensor que lleva el fútbol en la sangre, pues su progenitor y su abuelo también fueron jugadores de la Asociación Cruceña de Fútbol. Su tío, hermano de su padre, es Wilder ‘Gato’ Zabala.