Escucha esta nota aquí

“Hice lo mejor con Diego, se murió mi amigo”, expresó, entre lágrimas, Leopoldo Luque, el médico de Diego Armando Maradona. Fue imputado por homicidio culposo, después de que la Policía allanó su domicilio y su consultorio, a pedido de la Fiscalía General de San Isidro. Investigan si el deceso del ‘10’ fue por negligencia profesional.

“No hubo un error médico de parte de nadie. Diego tuvo un evento fortuito. Fue un ataque cardíaco de un paciente que, con las características de él, es lo más común del mundo que muera así”, expresó Luque a los medios argentino.

Luque aseguró que si Diego estuviera con vida testificaría a su favor, por la excelente atención que le brindó. Incluso, intentaba levantarle el ánimo cuando lo encontraba solo. “Hasta lo saqué a pelotear, porque ni eso quería. Lo intentaba traer a mi casa para que esté acompañado, pero se negaba. Extrañaba mucho a sus papás (ambos son fallecidos). Me siento raro porque le cambiamos la vida”, enfatizó, mientras lloraba y mostraba un gesto de orgullo por haber cumplido con su rol.

Según el médico, Maradona le dijo que ya había sufrido mucho. “'¿Hasta dónde querés llegar?’, me decía”, contó. Además, remarcó que le parece injusto que le sigan un proceso, ya que la familia más cercana de Diego sabía de su trabajo, a excepción de sus hijas porque estaban alejadas del ’10’. “No me reprocho nada. Estoy orgulloso de todo lo que se hizo por Diego. Se hizo lo mejor que se pudo”, expresó.

"Diego estaba cansado de ser Maradona", agregó.

La muerte de Diego, una pesadilla para Luque

Cerca de las 10:00 de este domingo, fuentes judiciales confirmaron a la agencia Télam de Argentina que Luque fue imputado por homicidio culposo. El ‘10’ dejó de existir el pasado miércoles por un paro cardiorrespiratorio, cuando se encontraba en su casa de San Andrés de Tigre.

Comentarios