Escucha esta nota aquí

El Liverpool anunció este martes unas pérdidas antes de impuestos de 46 millones de libras (53 millones de euros) en su ejercicio 2019-2020 debido al Covid-19, un año después de registrar unos beneficios de 42 millones de libras (48,3 millones de euros).

Una semana después de abandonar el proyecto de Superliga europea, este anuncio explica en parte las motivaciones de los 'Reds' cuando soñaban con esta tan lucrativa liga semicerrada.

El club calcula que la pérdida total de ingresos provocada por la pandemia alcanzará los 120 millones de libras (138 millones de euros) cuando se permita a los aficionados volver a los estadios.

La suspensión de la temporada en marzo y su regreso a puerta cerrada tres meses después afectó mucho a un club con unos ingresos un poco menos diversificados que los mastodontes de Mánchester.

El propietario estadounidense Fenway Sports Group aceptó incluso el mes pasado vender un 10% del club al fondo de inversión RedBird Capital por 543 millones de libras (624 millones de euros).

Los ingresos comerciales (patrocinadores, 'merchandising') crecieron en 29 millones de libras (33 millones de euros), pero no han podido compensar la caída de los ingresos en día de partido y por derechos televisivos, para un total acumulado de 72 millones de libras (83 millones de euros).

La masa salarial, de su lado, ha pasado de los 310 millones de libras (356 millones de euros) a los 325 millones de libras (373,5 millones de euros).

"Este informe financiero que concluye en mayo de 2020 (...) comienza a mostrar el impacto financiero inicial de la pandemia y las significativas reducciones en algunas partidas de ingresos", dijo el director ejecutivo, Andy Hughes.

El dirigente aseguró, sin embargo, que el Liverpool, que estaba "en una sólida situación financiera" antes de la pandemia, consiguió "gestionar los gastos con eficacia para navegar por este periodo tan inédito", añadió.

Comentarios