Escucha esta nota aquí

Hace dos años Messi, Suárez y otras estrellas sudamericanas, así como varios entrenadores, levantaron la voz por el mal estado de los campos de juego donde se desarrollaba la Copa América en Brasil. La historia vuelve a repetirse este año. El rápido deterioro de los céspedes despertaron las primeras molestias.

El seleccionador argentino Lionel Scaloni no tuvo problemas para calificar el campo de juego del estadio olímpico Nilton Santos en Rio de Janeiro, donde la Albiceleste empató 1-1 con Chile en la primera fecha del Grupo A, como "una cancha que es más para otro deporte que para jugar al fútbol".

"Haber jugado mejor en este campo de juego dice mucho, la verdad que quería remarcarlo. Queremos todos jugar la Copa América y, de repente, nos encontramos en una cancha que a los 10 minutos del primer tiempo ya no se podía jugar al fútbol", remarcó el DT argentino.

"Jugamos en un campo lamentable", continuó con su crítica. "Como también fue lamentable en el que se disputó el Colombia-Ecuador (en Cuiabá -centro-), y en el que nosotros debemos jugar", el 28 de este mes, en el cierre de la fase de grupos, ante Bolivia.

Las imágenes no dejan mentir a Scaloni y dan fe 100% de lo dicho por el DT. Transcurridos diez minutos de partido entre Argentina y La Roja, el césped alto, seco e irregular del Nilton Santos se tornó pesado, quebradizo y abrió pequeños pozos que dificultaron el tránsito de la pelota.

Messi, acostumbrado a jugar en Europa en verdaderas mesas de billar, sintió la pesadez del campo y las dificultades que ofreció para el control de la pelota. Por eso fue simple y honesto: "la cancha la verdad que mucho no ayudaba tampoco".

El jueves, el Nilton Santos volverá a escena para acoger el duelo Brasil-Perú, por la segunda fecha del Grupo B. Luego recibirá tres partidos más de la primera fase en un lapso de nueve días.

- Arena Pantanal en cuidados intensivos -

El campo del mundialista estadio Arena Pantanal en Cuiabá (centro), casa del Cuiabá Esporte Clube, que disputa este año por primera vez en su historia el Campeonato Brasileño de primera división, el 'Brasileirao', también sufrió deterioro en el Colombia-Ecuador.

El choque que ganó el combinado cafetero por 1-0 en la apertura el domingo de la Copa América estuvo mediado por la irregularidad del césped, afectado por el calor -promedio diario de 34°C a mediados de año- y la fuerte humedad.

La Arena Pantanal acogerá desde este viernes al lunes 28 cuatro encuentros más: Chile-Bolivia (viernes 18), Uruguay-Chile (lunes 21), Bolivia-Uruguay (jueves 24) y Bolivia-Argentina (lunes 28).

El terreno de juego se encontraba sometido este lunes a intensa recuperación bajo el inclemente sol del mediodía en Cuiabá, comprobó la AFP en un recorrido al escenario construido para el Mundial de Brasil-2014.

Hasta seis personas trabajaban con dos máquinas corta pasto e intenso riego en zonas claramente afectadas, como las áreas grandes y largos tramos en los costados de la cancha.

En este campo Colombia sufrió ante la Tricolor la baja por lesión del lateral izquierdo Yairo Moreno, desafectado del combinado "por una lesión muscular grado 1B", reportó este martes la Federación cafetera (FCF), que a su vez anunció la convocatoria de urgencia del lateral izquierdo del Boca Juniors Frank Fabra.

Tanto en el Nilton Santos como en la Arena Pantanal, así como en el resto de sedes, tampoco se están realizando los rutinarios entrenamientos en la víspera de los partidos, habituales en los grandes torneos, todo esto para evitar maltratar al máximo los ya endebles y descuidados campos de juego.

Comentarios