Escucha esta nota aquí

La selección nacional sigue perdiendo tiempo. De contar con casi dos meses de concentración para los partidos que acabaron en las derrotas de visitante y de local ante Brasil y Argentina, en las dos primeras fechas de las eliminatorias, la Verde solo tendrá cuatro días de preparación antes de recibir el 12 de este mes a Ecuador, y de visitar el 17 a Paraguay.

La Verde debía comenzar la concentración el miércoles, pero como los clubes de la División Profesional resolvieron ceder a los jugadores con cinco días de anticipación, como exige la FIFA, se decidió que los convocados se incorporen el sábado.

Con esta determinación, el DT César Farías solo podrá trabajar cuatro días con sus dirigidos. Esto es debido a que el sábado será una jornada de aislamiento para los convocados, que deberán someterse a una prueba de PCR de Covid-19. Por la noche saldrán los resultados y recién se hará un trabajo de campo el domingo.

La excusa de los clubes bolivianos para no ceder a sus jugadores es que deben cumplir con encuentros amistosos. Esta situación no se da en Ecuador, donde su selección, pese a que están en plena disputa de su torneo nacional, ha realizado una concentración rápida de dos días, la anterior semana.

Los seleccionados nacionales se concentrarán en el hotel Tecno Boutique de La Paz, donde el domingo se incorporarán los 'legionarios' que están convocados: Marcelo Martins (Cruzeiro, de Brasil), Alejandro Chumacero (Puebla, México), Leonardo Zabala (Palmeiras, de Brasil), Boris Céspedes (Servette FC, de Suiza), Jaume Cuéllar (SPAL, de Italia) y Henry Vaca (Atlético Goianiense, de Brasil). 

El único que sigue en duda es Danny Bejarano, del Lamia FC, que gestionaba un permiso especial para viajar desde Grecia a Bolivia. Al volante de marca se le venció su visa y por ello tiene inconvenientes para viajar. Los legionarios también deben cumplir un día de cuarentena.