Escucha esta nota aquí

Los futbolistas ahora exigen el pago de febrero y marzo para volver a negociar con los clubes sobre el descuento salarial que propone la dirigencia por los meses que estará paralizada la temporada del fútbol profesional. Además, informaron que aceptan negociar con sus equipos, pero bajo la presencia de un representante de Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol) y sin miembros del comité ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

Esta determinación fue plasmada en una resolución que Fabol hizo conocer públicamente el viernes luego de la reunión virtual que sostuvo con los capitanes de los 14 equipos de la División Profesional. Sin duda, una medida más dura de la que habían asumido semanas atrás en la que solo pedían la cancelación de febrero para retomar el diálogo con sus empleadores.

En el párrafo final del artículo tercero de la resolución dice textualmente: “Una vez se cumplan estos pagos, aceptamos reuniones con los presidentes de nuestros clubes y su directiva, pero junto a la presencia indiscutible de los representantes de nuestro Sindicato con la finalidad de dialogar, buscar alternativas y soluciones a la realidad que vivimos y de ser necesario también negociar lo que corresponda”.

La posición surgió después que los clubes desconocieron al gremio de los jugadores y a la comisión negociadora de la FBF, para que sigan representándolos en las mesas de trabajo que se habían conformado, pero lamentaron que no se haya llegado a ningún acuerdo.

Ante esto último, la dirigencia de los 14 clubes determinó negociar directamente con sus jugadores, para buscar a una salida a la crisis económica que afrontan ante la falta de ingresos.

Cabe recordar, que en el último consejo superior, los presidentes de clubes ratificaron su propuesta a los jugadores de pagar solo el 50 por ciento del sueldo de marzo y el 25 % de los meses siguientes hasta que se levante la cuarentena por la pandemia y se pueda retomar el campeonato.