Escucha esta nota aquí

El punto más frágil que tuvo Bolivia este martes fue la zaga central, donde César Farías aún no encuentra a los fijos que garanticen solvencia en esa línea. Quienes jugaron ante Paraguay fueron Adrián Jusino y Ronny Montero, que cometieron sendos errores en los dos goles de local.

 Montero cometió una falta infantil al atacante Ángel Romero, que provocó el penal que fue transformado por el mismo jugador. El defensor de Wilstermann agarró de la camiseta al delantero paraguayo, una falta que fue cobrada luego de que el árbitro venezolano Herrera consultara al VAR. También se lo vio nervioso aunque mejoró su rendimiento en el segundo tiempo.

Jusino también estuvo inseguro en los despejes, y falló cuando salió a marcar a Alejandro Romero, que lo superó para luego vencer a Lampe y decretar el 2-2 definitivo. Se nota que al defensor de Bolívar le falta confianza, para repetir actuaciones como en la Copa América de Brasil 2019, donde demostró solidez junto a Luis Haquin, pese a los malos resultados que consiguió la Verde.

Ayer estaba en el banco de suplentes José María Carrasco, de Blooming, que tampoco tuvo un buen partido ante Argentina, cometiendo errores, entre los que estuvo el que costó un gol de la albiceleste. Otro que venía alternando, pero no fue convocado por lesión, es Gabriel Valverde, de The Strongest, que también falló bastante contra Ecuador y fue cambiado.

La defensa es donde más debe trabajar el entrenador César Farías, para encarar la quinta y sexta fecha de las eliminatorias a jugarse en marzo frente a Perú, de local, y a Uruguay, de visitante.