Escucha esta nota aquí

Se crio en un vestuario, junto a su hermano Matías. Su padre lo motivaba para que juegue como centrodelantero, pero se sentía más cómodo en el arco. A sus 13 años, durante una práctica en su primer club, Olimpia, le dieron la responsabilidad de resguardar los tres palos y desde ahí no cambió de posición. Lucas lleva en la sangre el amor por los guantes, hoy es uno de los arqueros del primer plantel de San Lorenzo de Paraguay y es el séptimo de la familia Galarza – Mayeregger.

Nació en territorio guaraní 10 de octubre de 2000, tiene 19 años. En 2004, llegó a Bolivia para acompañar a su progenitor, el guardameta Rolando, que fue contratado por Aurora. Después se fueron a Tarija por la nueva vinculación de su papá con Unión Central. Luego otra vez se trasladaron a Cochabamba para continuar en la familia celeste.

“Lucas y Matías prácticamente se criaron en Bolivia, tienen muy buenos recuerdos”, le dijo a DIEZ Rolando desde Paraguay. Además, enfatizó que le gusta la idea de militar en algún club boliviano y, por qué no, llegar a defender la selección boliviana como lo hicieron su abuelo y su tío, Luis Esteban.

Páginas administradas por aficionados incluyen a Lucas en la lista de bolivianos que militan en el exterior; sin embargo, tiene origen guaraní, pero puede tramitar su segunda nacionalidad, ya que Rolando nació en La Paz. “Podrían tenerla, pero todavía no hemos hecho ningún trámite porque nos establecimos en Paraguay”, agregó.

Lucas, Rolando y Matías – volante que actualmente milita en Vasco da Gama de Brasil- siguen el fútbol boliviano. “Siempre lo hicimos por mi papá (Arturo), por mi tío (Luis Esteban) y por mis primos (Sergio Daniel y Luis Eduardo)”, contó Rolando.

El inicio

En 1969, Arturo -falleció en 2008- fue contratado por Bolívar y un año después le dio la oportunidad a su hermano, Luis Esteban, de llegar a The Strongest tras el trágico accidente de Viloco que dejó al club atigrado solo con dos futbolistas. Tenía 18 años y todavía no había debutado en la primera división de su país.

“Durante diez años se dio un suceso extraño: Arturo y Luis fueron los dueños del arco de Bolívar y The Strongest, el gran duelo del país, como si dos hermanos se enfrentaran en un Boca-River o en un Santa Fe-Millonarios. Y eran los capitanes”, rememora el periodista argentino Jorge Barraza.

Arturo y Luis Esteban se naturalizaron para defender la Verde, este último se destacó en las eliminatorias y en la Copa América. El primero es el padre de Rolando y abuelo de Lucas. El segundo es el progenitor de Sergio Daniel -llegó a ser el capitán de la selección nacional- y de Luis Eduardo, ambos también nacieron en la sede de Gobierno.

La dinastía Galarza inició con Ramón Mayeregger, hermano de madre de Arturo y Luis Esteban, en 1950, en Paraguay. Fue titular en el Mundial de Suecia 1958 y dejó el legado que hoy Lucas mantiene latente.