Escucha esta nota aquí

La Fiscalía General de San Isidro sigue investigando si hubo negligencia en la muerte de Diego Armando Maradona. La enfermera que estaba a su cargo, Dahiana Gisela Madrid, amplió su declaración y ratificó que no lo controló porque prefirió dejarlo descansar; sin embargo, la empresa para la que presta sus servicios, Medidom, la obligó a escribir que hizo el intento de tomarle los signos vitales a las 9:20.

“(…) Es lo que ella le escribió a la empresa, pero a la justicia, las dos veces que declaró bajo juramento de decir verdad, siempre reconoció que ella esa mañana no había entrado nunca a la habitación”, dijo a la agencia Télam una fuente judicial.

Madrid añadió a su testimonio “que promediando las 7:30 (hora local) lo habría escuchado moverse dentro de la habitación”. Además, indicó que prefirió no molestarlo y entró a la habitación recién a las 11:55, ante la llegada de la siquiatra Susana Cosachov y del sicólogo Carlos Díaz. El ‘10’ ya no respondía.

Mientras que en el reporte de Medidom, Madrid indica: “6:30 se toma la guardia, paciente descansa; 7:30 se lo escucha deambular dentro de la habitación, diuresis en baño portátil; 8:30 continúa descansando; 9:20 se niega a tomarse controles de signos vitales; 11:55 tras varios intentos de llamado, paciente no responde; 12:10 se constató que no tiene pulso y se comenzó a realizar RCP básico”.

El último que lo vio con vida

Según el informe de la Fiscalía, el enfermero de nombre Ricardo fue quien vio por última vez con vida a Maradona. “A partir de sus dichos se pudo establecer que habría sido la última persona en verlo con vida aproximadamente a las 6:30 de la mañana, al momento de efectuarse el cambio de guardia. Allí refirió haberlo encontrado descansando en su cama, asegurando que estaba durmiendo y respirando normalmente”, dice el comunicado.

Ricardo entregó voluntariamente su teléfono celular para que las autoridades accedan a sus chats, vía WhatsApp, por donde reportaba a Medidom sobre la salud de Maradona.

La Fiscalía seguirá investigando si hubo omisión en los controles del eterno ‘10’.

Comentarios