Escucha esta nota aquí

Marcelo Robledo celebró de gran manera el título conquistado en Montero. Lo hizo con sus jugadores, dirigentes y con la hinchada que se apostó en el sector de general del estadio Gilberto Parada de Montero.

“No asumo  todavía semejante logro. Seguramente cuando esté en el camarín o solo en mi casa voy a llorar”, dijo el joven entrenador del club capitalino.

Robledo, que el 2019 tuvo un corto paso como entrenador del club ecuatoriano Fuerza Amarilla, destacó la humildad de sus dirigidos para asumir el reto que se impusieron a principio de temporada.

“En Independiente lo extraordinario es el grupo. Esto ha sido lo más importante que tuvimos para ser campeón. Este equipo no tiene figuras y por eso nuestra fortaleza fue creer y tener fe en el trabajo diario. Además, jamás les mentí porque jugaba el que estaba mejor y eso pasó”, resaltó Robledo quien adelantó que tras el partido de Guabirá finalizó su contrato con Independiente.

“Yo quiero quedarme en el club, pero la decisión final no depende de mí. Esperaremos en los próximos días para ver qué pasa”, sostuvo.

Comentarios