Escucha esta nota aquí

“El presidente de la FBF es Robert Blanco”, afirmó el abogado Marco Peredo, expresidente de la desaparecida Liga y de la Federación Boliviana de Fútbol. 

Peredo aseguró que el dirigente cruceño, así como el comité ejecutivo que encabezaba César Salinas, fue elegido con el Estatuto de 2017, y que las modificaciones que se introdujeron en 2019 tendrán efecto para las siguientes elecciones porque las leyes no son retroactivas.  

“El presidente de la FBF es Robert Blanco porque cuando se lo elige, junto a todo el comité ejecutivo en 2018, fue con el Estatuto de 2017 que dice: El primer vicepresidente es de la División Profesional”, afirmó Peredo a DIEZ. Además, explicó que, según esa norma, el directorio electo termina su mandato en 2022.  

Según su análisis, lo que sucede en este momento –la presencia de Marcos Rodríguez como presidente en ejercicio de la FBF- es un atropello, como las modificaciones que sufrió la norma en 2019. “Eso demuestra la dictadura de la mayoría y eso no es democrático”, remarcó Peredo.

A criterio del exdirigente, los clubes –que reconocen a Blanco como su presidente- deben presentar un Amparo Constitucional porque se están “violando principios básicos del derecho”. ¿Por qué procedería este recurso? El fútbol no es un Estado, entonces se debe regir por las normas del país.

“Aquí estamos con una sucesión ante el fallecimiento del presidente (César Salinas), no estamos frente a una nueva elección”, remarcó.

Sobre la denuncia que lanzó Blanco –le cerraron las puertas del edificio de la FBF-, dijo que estas actitudes son de fuerza y que, lamentablemente, se quiere proceder de esta manera. “La fuerza es la razón de los animales y la razón es la del ser humano, del ser inteligente (…)”, disparó Peredo.  

Derechos de televisión

Para Peredo, la licitación de los derechos de TV por el comité ejecutivo de la FBF, en el que involucra a los 14 clubes, es ilegal porque este órgano solo es de ejecución y la Federación está conformada por los clubes de la División Profesional y de la División de Aficionados. “El poder y la titularidad lo tienen los miembros de la FBF. Los derechos son de los clubes y de las asociaciones”, precisó.

Peredo argumenta que cada club tiene su sede, contrata a su cuerpo técnico, adquiere su material deportivo, contrata a sus futbolistas, alquila el estadio para disputar los partidos, paga la electricidad, imprime sus entradas, paga sus impuestos, paga a los árbitros, en resumen, prepara el espectáculo, entonces, no tiene sustento que un tercero comercialice sus derechos de TV, de imagen y otros.

“Considero que esa plata mancha el fútbol”

Peredo recordó que, cuando fungió como presidente de la exLiga, buscó la manera de modificar la norma para no recibir el bono que estaba establecido. “El dirigente de fútbol no tiene que ser rentado”. Además, afirmó que como presidente interino de la FBF no aceptó el bono que Conmebol destina a los titulares de las 10 asociaciones nacionales que aglutina. Nunca respondió a qué cuenta le debían hacer el depósito de ese dinero.

“Considero que esa plata mancha el fútbol porque en mi país, lo dije en su momento en Conmebol, esa plata la piden los otros dirigentes y, gracias a mi trabajo, tengo de qué vivir. No necesitaba, peor pedir y entregar dinero a otros. Es suficiente con que a uno le paguen su comida y su pasaje”, enfatizó Peredo.

En 2017, Peredo denunció que Freddy Cortez (de la Asociación de Tarija) le contó que el extitular de la FBF Rolando López les entregaba una parte del bono que recibía de Conmebol.

“El que me pidió (dinero) fue Freddy Cortez (Tarija), presidente de la ANF (Asociación Nacional de Fútbol). Me dijo: ‘Mirá Marco, aquí hubo un compromiso de dinero que tenía que darnos Rolando López. 2.500 (dólares) para mí, 2.500 (cada mes) para el secretario, 3.000 para (Edwin) Callapino (presidente Asociación de Fútbol de Potosí) y 3.000 para otro presidente de (la Asociación de) Oruro, por una sola vez. Eso tenían que recibir y hay que cumplirles porque ellos votaron por nosotros. Al final no se los dio'”, dijo en ese entonces Peredo.

Peredo considera que mientras no se transparente el fútbol, nada cambiará. “Hasta ahora, no se sabe cuánto gana el DT de la selección boliviana, César Farías, y no es que esté en contra de lo que pudiera ganar, pero hay que darlo a conocer”, añadió, ya que cree que cuando se administra “plata ajena”, se lo debe hacer con transparencia.