Escucha esta nota aquí

Nada bien cayó en la Asociación Nacional de Fútbol (ANF) el hecho de que los clubes de la División Profesional se queden con los 500.000 dólares que la Federación Boliviana de Fútbol recibirá del programa Forward de la FIFA para apoyar económicamente al balompié nacional, venido a menos por la crisis que genera la pandemia del Covid-19.

Marco Rodríguez, máximo representante del fútbol aficionado y miembro del comité ejecutivo de la FBF, sostiene que no sería justo que esto suceda, tomando en cuenta que por reglamentación todo dinero de apoyo que ingrese a las arcas del ente matriz y que sea para distribuir entre sus afiliados, la mitad les corresponde.

Al respecto, Rodríguez dijo que ya hubo una notoria diferencia con ellos en relación a lo que entregó la Conmebol (recibió solo 140.000 dólares del $us 1.109.871 que recibió la FBF), gracias al programa Evolución, siendo que fue una gestión para invertirlo en el fútbol de la categoría menores, cuya responsabilidad es de la ANF.

“Toda distribución tiene que ser equitativa. Acá no hay hijos feos y bonitos. Las asociaciones también necesitan recursos económicos en esta crisis sanitaria y económica porque cuentan con clubes que pagan salarios a sus jugadores, pagan planta administrativa y servicios básicos de sus respectivas instituciones”, dijo Rodríguez, quien adelantó que si la División Profesional recibe totalmente el desembolso de la ayuda de FIFA, las asociaciones tendrán una reunión en la que analizarán el tema para tomar una medida que luche por sus intereses.

“No es que vamos a condicionar nuestro apoyo al presidente de la Federación (César Salinas), sino vamos velar por lo que a las asociaciones le corresponde”, sostuvo.