Escucha esta nota aquí

Marcos Rodríguez, que se atribuye la presidencia de la Federación Boliviana de Fútbol por el apoyo que recibe de cuatro de los miembros del comité ejecutivo del ente matriz y del congreso extraordinario que se realizó el mes pasado, anunció este lunes, mediante un comunicado público, que no asistirá a la reunión convocada para este martes por el Viceministro de Deportes, Augusto Chávez.

En el referido documento, agradece la invitación de la máxima autoridad del deporte boliviano, pero deja sentado que Rodríguez debe manejarse institucionalmente en apego al estatuto y reglamento de la  Federación y someterse a los tribunales deportivos como a las normas de la Conmebol y FIFA.

“En este marco, el presidente en ejercicio de la FBF, Marcos Rodríguez, se encontraría en la imposibilidad de asistir a la reunión convocada, ya que estaría violando y pasando por alto toda legislación especial deportiva aplicable y la convocatoria realizada por el Viceministerio de Deportes podría ser interpretada como una injerencia del Estado, lo que significaría poner a la Federación Boliviana de Fútbol en un peligroso escenario por el cual podría ser sancionada y duramente castigada con la inasistencia a futuros compromisos internacionales que auspician Conmebol y FIFA”, subraya el comunicado.     

A esta cita  también fue invitado Robert Blanco, quien por  un Amparo Constitucional que le favoreció fue reconocido como presidente de la FBF.