Escucha esta nota aquí

Marcelo Martins necesitó jugar 79 partidos con la selección nacional para consagrarse el máximo goleador con 21 anotaciones. Desde su debut en el 2007 no paró de convertir goles para el cuadro boliviano, aunque no pudo marcar el 2012, 2014 y 2016.

El gol que hizo el 12 de noviembre a Ecuador, en La Paz, le sirvió para igualar la marca de Joaquín Botero, ya retirado como profesional, pero este martes, ante Paraguay, la superó, demostrando, además, un gran rendimiento a sus 33 años.

El delantero del Cruzeiro de Brasil, club en el que fue goleador de la Copa Libertadores el 2008 (8 anotaciones) lloró después del partido de este martes. La emoción invadió al ex Oriente Petrolero porque ayudó a que la selección consiga su primer punto en la eliminatoria y porque hace historia en el fútbol boliviano.

“Desde niño soñé con ser el goleador de mi selección. Me llena de orgullo haberme convertido en el máximo goleador y de defender los colores de mi país. Por eso me entrego con todo en cada partido. Agradezco a mis compañeros que me ayudaron a conseguir este logro. Sin ellos no hubiera podido lograrlo”, sostuvo.

“Merecíamos el triunfo”

Martins considera que Bolivia mereció ganar el partido contra Paraguay, ya que hubo gran entrega para superar al rival. “Faltó experiencia para mantener el triunfo que conseguimos al final del primer tiempo.  De todas formas, este punto  nos sirve de motivación para lo que viene el próximo año”, dijo.