Escucha esta nota aquí

El atacante César Menacho, que el domingo marcó los dos goles de Blooming en el triunfo ante Oriente (2-1), seguirá comandando la ofensiva del equipo que mañana visitará a Wilstermann, por la sexta fecha del Clausura. El héroe del clásico se ganó su espacio y lo hizo devolviéndole con goles la confianza que depositó en él Erwin ‘Platiní’ Sánchez.

Este martes vivió una jornada distinta, recibió una avalancha de felicitaciones a través de sus redes sociales, aunque él intentó mantenerse al margen de todo lo que deja un partido como este. Robert Cueto, por ejemplo, lo aclaró cuando habló ante los medios. “El clásico ya pasó, hay que pisar tierra, se nos viene Wilster y es un rival bastante difícil”, sostuvo.

Menacho no compareció ante los medios, ya que el cuerpo técnico optó por no exponerlo al ‘exitismo’ que suele marear, sobre todo a esa edad. Su presencia en Cochabamba es un hecho, no solo porque Alexis Blanco todavía no está bien de su lesión en el talón del pie izquierdo, sino porque su rendimiento está en alza y lo ha demostrado cada vez que le tocó jugar de inicio en la altura.

Lo más probable es que Sánchez opte por el mismo equipo, con Gabriel Ríos y Joselito Vaca muy cerca de César para generarle opciones que pueda convertir. Menacho es un jugador que se asocia bastante, que es veloz y sobre todo que define muy bien, como lo demostró el domingo. A otro que tendrá cerca, y que lo colabora mucho, es a Paúl Arano.

Se trata de un rival complicado del que debemos tener cuidado; hay que ir a ganar para ser protagonistas”, sostuvo Arano, el héroe de los últimos anteriores clásicos y cuyo nivel cada vez crece. El ambiente en la academia está así; reina el optimismo, pero no el exceso de confianza. En eso Platiní ha sido tajante. Lo de marearse está prohibido.

 

Comentarios