Escucha esta nota aquí

P/Xabier Azkargorta 

Leo con mucha preocupación las páginas de opinión de EL DEBER. Se refieren a las trampas y a la viveza criolla de los políticos. Ayer (domingo) otras opiniones hablaban de vergüenza, mentiras y estupidez. Luego veía imágenes de partidos de la liga boliviana a puerta cerrada y había incidentes. No me lo podía creer. Hoy se suspende la liga boliviana (División Profesional). Ni a puerta cerrada. Por la noche, ayer, todos los medios por un momento dejaron aislado al coronavirus y saltaron a todas las cadenas infectados de porcentajes de una encuesta que realizó Ciesmori, una empresa denunciada en anteriores elecciones y que ahora sigue contratando el gobierno provisional. Bueno, la empresa por lo visto no es tan provisional. Todos los demás no querían comentar los porcentajes, pero llenaban pantallas y tiempo de opiniones. Reconozco que estoy confundido como Adán en el día de la madre, bueno, o en el del padre que viene llegando, con ese gerundio tan popular en mi querida Bolivia. El remate vino con el fútbol. Escucho opiniones y la gran mayoría aboga por cambios de técnico. Ponen los ejemplos del Tigre (The Strongest) y Oriente. El Tigre porque se fue Mauricio Soria y con dos técnicos han llegado a la punta. Y con la misma plantilla de jugadores. Qué curioso. El otro más afectado es (Pablo) Vitamina Sánchez. No le resulta el proyecto con Raldes a la cabeza. Debe, dicen, hacer lo mismo que el Tigre. Con la misma plantilla, pero con otra actitud. Del técnico por supuesto es la actitud no de la plantilla. Curioso también. Ahora la liga suspendida, las eliminatorias aplazadas y un descanso para pensar y reflexionar. A mis colegas entrenadores, tranquilos, los primeros evaluados serán los entrenadores, seguirán siendo los fusibles, pero pronto tendrán relevo y trabajo y todo lo demás seguirá siendo lo de siempre y si hace falta incendios curiosos, no importa, ellos no tienen coronavirus. Pero se me olvidaba. Los porcentajes no solo son importantes en las encuestas y la política, también en el fútbol y sin duda, cuanto más movimiento, habrá más porcentajes.