Escucha esta nota aquí

Nolberto Solano es considerado uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol peruano, su trayectoria y sus logros lo avalan. Jugó en equipos de su país, de Grecia y gran parte de su carrera la desarrolló en Inglaterra y era un seguro convocado a la selección incaica. A poco del inicio de las eliminatorias al Mundial Catar 2022 habló de la competencia en la que ve como favoritos a Argentina, Brasil y Uruguay.

Solano fue campeón en Perú con Sporting Cristal en 1994, 1995 y 1996, y con el mismo equipo fue subcampeón de la Copa Libertadores en 1997. Con su selección ganó la Copa Kirin en 1999 y Con el Newcastle United, de Inglaterra obtuvo el título de la Copa Intertoto de la UEFA en 2006.

Una vez que decidió alejarse de la actividad profesional como futbolista, pasó a dirigir equipos de su país y de Canadá, hasta que en 2015 fue invitado para integrar el cuerpo técnico de la selección peruana, en el que se mantiene hasta hoy como asistente técnico de Ricardo Gareca.

_¿Cómo te imaginas las eliminatorias que se avecinan con el problema del Covid-19?

Todos seguimos con incertidumbre, estamos siendo precavidos, se dicen tantas cosas con esta pandemia que nos ha afectado a todos y mientras no llegue la vacuna nadie puede garantizar nada. La FIFA dijo que se juega en octubre, pero cada país y cada gobierno está tomando decisiones dependiendo de su problemática con esta pandemia. Me pregunto cómo la FIFA nos da esa luz verde teniendo semejante problemática.

_Para los que están a la cabeza de las selecciones, se pone difícil la planificación…

Exacto. Cómo traeremos a nuestros jugadores si algunos aeropuertos están cerrados, eso es complejo, pero igual estamos trabajando pese a que todo es cambiante. También Bolivia tiene el campeonato parado, al igual que Argentina y Colombia. Pareciera mentira cómo la FIFA puede asegurar algo cuando hay este tipo de problemas.

_Perú, con el material humano que tiene, ¿cómo está para las eliminatorias?

Nosotros estamos mirando mucho el torneo local y apoyándolos. Estamos con todas las precauciones con los jugadores y con las pruebas rápidas que se deben hacer para detectar casos de coronavirus. Te imaginas que faltando cuatro o cinco días para un partido de eliminatorias te salen jugadores infectados, tienes que estar en todo, hay que pensar en todo y es difícil. Antes se hacía tranquilamente una lista de 23 jugadores, pero ahora quizás hay que pensar en poner algo extra, porque vamos a suponer que te aparecen infectados y hay que aislarlos.

_¿Cuánto pierde Perú con la baja obligada de Paolo Guerrero, del Inter de Brasil, que fue operado de la rodilla?

Paolo es una gran pérdida que nos da mucha pena. Perú no es como otras selecciones privilegiadas que tienen un universo más grande de jugadores, nosotros tenemos un universo más chico y perder a toda una figura nos pone con mucha tristeza. Ahora queda pensar en el plan B, porque tenemos jugadores que vienen haciendo bien las cosas, pero también tenemos otros futbolistas lesionados como Yoshimar Yotún (Cruz Azul, de México) y el mismo Raúl Ruidíaz (Seattle Sounders, de la MLS), buenos jugadores que ahora están en un momento complicado.

_¿Cómo analizas a los primeros rivales de Perú, en este caso Paraguay y Brasil?

Desde que asumió Eduardo Berizo como seleccionador de Paraguay ha hecho algunos cambios, con gente joven, con jugadores que en algunos casos están en ligas europeas, un equipo muy competitivo, con una renovación importante, con jugadores de mucha fuerza, habilidad e intensidad, sabemos que va a ser duro. Después, Brasil no es sorpresa, conocemos a los brasileños y el nivel que tienen, grandes jugadores que están pasando un buen momento, futbolistas que en su mayoría están en Europa y que ya están activos, porque están jugando hace rato. Como siempre la eliminatoria mundialista es dura, aquí siempre los favoritos son Argentina, Brasil y Uruguay, que se adueñan del podio, y el resto tenemos que luchar para buscar un espacio en la clasificación.

_¿Es una ventaja que Perú mantenga su cuerpo técnico desde hace cinco años?

Gracias a Dios en Perú no pasa lo que sucede con técnicos nuevos de algunas selecciones. Nosotros tenemos el conocimiento de nuestros jugadores y eso da un poco de tranquilidad para trabajar, ya Ricardo (Gareca) y todo el cuerpo técnico conocemos bien a todos los futbolistas, tenemos algo establecido, entonces se hace un poco más fácil. Lo que nos pone un poco complejo el panorama es el tema de las lesiones.

_¿Y qué concepto tienes de la selección boliviana?

Bolivia siempre es difícil, al margen de cómo pueda jugar, tiene la altura que es una ligera ventaja para los que están acostumbrados, después tienen un buen equipo, buenos jugadores, los hemos enfrentado en Copa América. Yo creo que no hay rival fácil, todos son complicados, pero puntualmente Bolivia se hace muy difícil de local en las eliminatorias, se hace duro para cualquier selección que la va a visitar. Hasta que nos toque enfrentar a Bolivia ya prepararemos un buen plan, porque ir a La Paz se hace cuesta arriba, ya que esos más de 3.600 metros sobre el nivel del mar no están ahí por estar, sumado a eso sus buenos jugadores lo convierte en un rival de riesgo.

_Retrocediendo en el tiempo, ¿qué es lo que más recuerdas de tu etapa como futbolista?, ¿qué te marcó más?

Estoy muy contento con lo que hice. Lo que uno sueña como jugador de representar a su país lo logré y tuve el privilegio de jugar 95 partidos con mi selección, he participado en muchas eliminatorias y una lástima que no se pudo llegar a un mundial. En cuanto a clubes fue hermoso ser tricampeón con Sporting Cristal y ser subcampeón de la Copa Libertadores.

_Cuando jugabas en Sporting Cristal le hiciste goles a Wilstermann en 1995 y a Bolívar en 1997, en la Libertadores…

Me acuerdo mucho de Bolivia, siempre es un lindo recuerdo, me ha tocado ir a Oruro, también a La Paz. Geográficamente, lastimosamente, para el fútbol es durísimo jugar allá, me ha tocado vivir esas experiencias de ir a las ciudades de altura, en cambio Santa Cruz es otra cosa, muy parecido a Lima ya que no tiene altura. También he tenido la oportunidad de enfrentar a Bolivia con la selección también. En cuanto a la Libertadores recuerdo como una anécdota haber anotado un gol ante Bolívar y en el arco estaba el camerunés Thomas N’Kono, que jugó el Mundial Italia 90 y creo que asistió también al Mundial EEUU 94, me sorprendió verlo en el arco tapando para el equipo más grande de Bolivia.

_En 1997 fuiste elegido el mejor jugador de América y de ahí diste el salto a Boca Juniors…

Sí, pude pasar por el futbol argentino y por un club tan importante como Boca Juniors. A la vez pude conocer en persona al más grande del mundo, al jugador más importante en esa etapa como lo fue Diego Maradona. Nunca pensé conocerlo, menos tenerlo de compañero de equipo. También estaban otros grandes como Riquelme, Caniggia, Latorre, realmente grandes futbolistas.

_Al haberlo tenido de compañero a Maradona, ¿consideras que es el mejor jugador de la historia del fútbol o tienes otro favorito, Pelé o Messi, tal vez?

Es muy difícil decir quién es el mejor de la historia. Cuando tenemos a Lionel Messi con todo o Pelé en su mejor momento. Cada uno ha sido el mejor en sus años, en sus etapas, en sus épocas. Diego en el tiempo que lo conocí fue una gran persona y como futbolista no tengo palabras para describirlo porque la gente lo ha podido llegar a ver, sabe de la clase de jugador que ha sido y un privilegio haber compartido con él.

_Gran parte de tu carrera, más de una década, la pasaste en el fútbol inglés…

Jugué en Inglaterra cuando la Premier League estaba comenzando a avizorar grandes cosas y ahora se ha convertido en una liga de primer nivel, me siento orgulloso de haber militado en esa liga. Donde jugué siempre di todo y no me arrepiento de nada, me retiré hace nueve años extrañaba mucho jugar, pero cada vez se extraña menos, ahora ya soy entrenador y de este lado, con toda esa experiencia y riqueza, uno trata de volcarla a los jugadores y más adelante estar preparado para dirigir a mi selección, pero antes espero dirigir algunos clubes.