Escucha esta nota aquí

El escándalo en el sorteo de la Copa Simón Bolívar, sacó a flote una vez más las diferencias que existen en el comité ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol, concretamente entre el presidente Fernando Costa y el vicepresidente primero Marcos Rodríguez.

Mientras Costa ordenaba la anulación del polémico sorteo y la realización de uno nuevo, velando por la trasparencia y la buena imagen de la FBF, Rodríguez rechazaba esa decisión preocupado por los intereses de su equipo, Vaca Díez de Pando, que preside su hermano (Mirlo Rodríguez), y participa en el torneo del Nacional B.

Los Rodríguez consideraban que la intención del nuevo sorteo era “favorecer a un club”, según el portal Premium que se publica desde La Paz.

“Asistiremos a jugar allá donde nos toque. Asumiremos todo. Los que actúan mal terminan mal”, dijo el dirigente pandino, según el medio paceño.

La Federación Boliviana de Fútbol, por decisión de su presidente, suspendió indefinidamente a Adrián Monje, director de competiciones por las visibles irregularidades en el sorteo de la Copa Simón Bolívar.

Monje no participó en el nuevo sorteo del Nacional B por realizar una maniobra más que sospechosa para definir los cruces de cuartos de final y debía surgir el rival de Ciudad Nueva Santa Cruz, uno de los dos equipos cruceños clasificados a la ronda.

El funcionario de la FBF manipuló el sorteo al elegir una de las tres pelotitas que había en el copón, que contenían el nombre del rival de Nueva Santa Cruz, evitando mezclarla con las otras dos, y al abrirla surgió el nombre de Torre Fuerte.

La acción de Monje tendría como propósito que los dos equipos cruceños se enfrenten en esta instancia para que uno de ellos quede eliminado.

El miércoles, la Asociación Cruceña de Fútbol (ACF) y varios clubes solicitaron a la FBF la destitución de Monje. El presidente de Torre Fuerte, José Luis Mendoza, insistió en que la FBF adopte una medida ejemplar por este hecho.

Por su parte, el club orureño Empresa Minera Huanuni exige disculpas públicas a Adrián Monje, quien –consideran- los humilló y agravió al decir que no es un “equipo competitivo”.

Comentarios