Escucha esta nota aquí

La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) se quedó sin el encargado de la gerencia de Licencia de Clubes. Omar Dorado, quien ocupaba ese rol, anunció el lunes en la reunión del comité ejecutivo de la FBF que dejaba el cargo porque considera que cumplió un ciclo en esta área del fútbol nacional.

Este abogado cruceño asumió como gerente nacional de Licencia de Clubes el 12 de julio de 2018, tras la asunción de César Salinas como presidente de la FBF. Reemplazó en esta tarea a Carlos Aragonés.

En su gestión, Dorado tuvo marcadas diferencias con los representantes de Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol), que sostenían que no cumplía a cabalidad con su responsabilidad.

Dorado considera que era el momento de dar un paso al costado, dada su ajetreada tarea como flamante presidente de la Cámara de Apelaciones de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

“En la reunión del lunes me despedí del comité ejecutivo en un ambiente muy cordial”, dijo Dorado, quien explicó que lo más duro de su etapa como gerente de Licencias fue hacerles entender a los dirigentes de los clubes que su responsabilidad era ayudarlos a que ordenen sus instituciones.

“No es difícil cumplir con los reglamentos. En un principio entendí la desconfianza, pero después todos se dieron cuenta que podían cumplir con las exigencias”, expresó Dorado, quien anunció que se replegará a la Asociación Cruceña de Fútbol (ACF) para seguir formando parte de la comisión legal.

Comentarios