Escucha esta nota aquí

Oriente Petrolero perdió el domingo ante Guabirá y sumó 10 partidos consecutivos sin ganar. Todo un récord desde que el equipo refinero compite en la División Profesional –antes se llamaba Liga del Fútbol Profesional Boliviano- y para colmo de males ocupa el penúltimo puesto en la tabla de posiciones del torneo Apertura.

Esta mala racha supera a los nueve partidos sin festejar una victoria entre 1991 (dos partidos) y 1992 (siete cotejos). O los ocho encuentros sin ganar en 1995, cinco en un torneo y tres en el otro.

Esta situación no pasó desapercibida para el expresidente Miguel Antelo, quien dio su punto de vista de la mala campaña de Oriente.

“Esta gestión de Ronald Raldes (presidente de Oriente) nace con una elección con grupos de hinchas de distintos espacios que ocupan el estadio, quienes vieron una cabeza visible que fue Raldes. Varios del directorio se conocieron en la posesión y esa fue una primera falla y el resultado es que a los pocos meses hubo varias renuncias porque no se entendieron”, dijo ‘Choco’ Antelo.

Desde su punto de vista, se debió aprovechar los meses que no se compitió para trabajarlo bien al equipo y hacerlo competitivo. “Ese tiempo debió servir como una gran pretemporada para armar un buen equipo. Felizmente no hay descenso este año, de lo contrario estuviéramos tomando remedios para no infartarnos”, manifestó el expresidente.

“No quiero herir susceptibilidades, pero a Oriente le está faltando la mística ganadora dirigencial y deportiva, esa mística que siempre ha tenido Oriente… Lo veo al equipo liviano, pero hay jugadores rescatables que pueden servir como base para 2021 y se debe planificar para reforzarlo con futbolistas de jerarquía”, finalizó

Panorama complicado

La preocupación por lo que pueda pasar en 2021 también es motivo de análisis del expresidente José Ernesto Álvarez, ya que como están las cosas Oriente puede quedarse sin clasificarse a un torneo internacional, lo que puede tener un efecto económico en el club.

“No se puede desconocer una regla económico-deportiva a la hora de encarar un campeonato. Oriente tiene que ser protagonista, buscar el título y no quedarse sin Copa. Generalmente los ingresos de enero a marzo son más de $us 350.000 de captación de socios (cuotas, aportes, abonos) y alrededor de $us 400.000 por ir a la Sudamericana o a la Libertadores en su primera fase. Por desconocimiento o no darle importancia a esta regla, Oriente puede tener en enero de 2021 complicaciones para armar un buen equipo”, expresó ‘Keko’ Álvarez.

“A esto se suma la desvalorización de la marca Oriente, porque no se podrá vender a los patrocinadores 180 minutos, en los que sus marcas se verán en Bolivia y toda Sudamérica. Tampoco podrá mostrar a sus jugadores al mundo para poder exportarlos ya sea por ventas o préstamos. Es complejo el momento al que hemos llegado y el que se nos puede venir si no clasificamos a una Copa”, agregó Álvarez.

Comentarios